Por qué no acudir a la OPA de Carlos Slim sobre FCC

Por qué no acudir a la OPA de Carlos Slim sobre FCC

08 marzo, 2016
|
Actualizado: 08 marzo, 2016 0:00
|

FCC se encuentra bajo la lupa de las casas de análisis y de los inversores tras la OPA de Carlos Slim sobre el 100% del capital de la constructora. El mercado ha acogido de buen grado el precio de 7,6 euros por acción, tras subir ayer un 15%. Desde Bankinter lo tienen muy claro: «Recomendamos no aceptar la oferta a 7,6 euros».

El departamento de análisis de la entidad financiera recuerda que se ha visto obligada a lanzar la OPA tras superar el 30%, por lo que la ley lo exige. Slim, a través de Inmobiliaria Carso, tiene ya el 29,558% de los derechos de voto de FCC y otro 7,036% del capital social de FCC «como consecuencia del crédito concedido a Esther Koplowitz para la suscripción de las acciones correspondientes a ese porcentaje del capital social en la ampliación realizada por la compañía».

Slim paga 7,6 euros en efectivo y es un precio mayor que el de la cotización del valor en el último año. No obstante, la cotización media de FCC en esos 12 meses ha sido de 8,1 euros. El precio actual ya se ha comido la prima ofrecida por Slim, un 15,3%, y valoraba FCC en 2.870 millones de euros.  Desde Bankinter mantienen su premisa: «Ante la presentación de esta OPA por el 100% de la compañía, recomendamos no aceptar la oferta a 7,60 euros por acción».

En este sentido, los analistas de Bankinter afirman: «El principal argumento para no vender las acciones a 7,60 euros por acción es una mejora de nuestra recomendación desde «vender» a «neutral» y una revisión al alza de nuestro precio objetivo desde 6,5 euros por acción hasta 8,2 euros», un 7,8% más a la OPA lanzada por Slim. 

– Aplicamos una prima de riesgo inferior a la valoración porque la ampliación de capital por importe de 709 millones de euros refuerza el balance de FCC y reduce la probabilidad de que la compañía deba realizar una nueva ampliación de capital con un descuento sobre la cotización, como sucedió en noviembre de 2014 y en esta ampliación. Este factor de riesgo, que presionaba a la baja la cotización y fue una de las principales razones por las teníamos una recomendación de venta sobre la acción, se ha neutralizado en gran medida.

– El objetivo fundamental de la ampliación es amortizar 311 millones de euros de los 450 millones de euros de deuda del Tramo B, apoyar a Cementos Portland y reducir la deuda del grupo (5.473 millones de euros en Dic15) hasta un nivel inferior a 4.800 millones de euros por lo que el endeudamiento de la compañía disminuye desde 6,7x Ebitda en Dic15 hasta 5,9x Ebitda 16e y desde 11,7x FF.PP. hasta 3,8x FF.PP.  Aunque según nuestras estimaciones la compañía no generará suficiente caja para pagar dividendos al menos hasta 2018, sí está en mejores condiciones para atender al servicio de la deuda.

– Los gastos financieros se reducirán no sólo por la amortización de la deuda sino también por la quita de un 15% de la deuda del tramo B (equivalente a 68 millones de euros) a la que estaba condicionada la ampliación de capital.
Asimismo, la reducción de deuda mejora la posición de la compañía a la hora de negociar una refinanciación del tramo A por importe de 3.162 millones de euros con un tipo de interés actual de Euribor + 3,5%.

– La toma de control por parte de Slim puede proporcionar a FCC acceso a nuevos contratos en Latinoamérica, región donde FCC se adjudicó el año pasado la construcción del túnel del Toyo en Colombia (392 millones de euros) y la línea 2 del metro de Ciudad de Panamá (663 millones de euros).

– El Ebitda del negocio de Construcción en España debería estabilizarse en 2017, una vez que la actividad constructora ha frenado su ritmo de caída y la reestructuración de personal anunciada por la compañía tenga un efecto positivo en los márgenes operativos.

– Una vez concluido el proceso de saneamiento de balance, la desinversión de activos no estratégicos (FCC Energía, Globalvía y Cemusa) y la reorganización del accionariados tras las 2 ampliaciones de capital, creemos probable que la compañía presente en los próximos meses un nuevo plan estratégico que suponga un factor de respaldo para la cotización.

Además de la mejora del precio objetivo de la compañía, creemos que existen otras razones por las que es recomendable mantener las acciones, entre las que destacamos:

– La oferta no es una OPA de exclusión, por lo que la acción seguirá cotizando en el mercado y los accionistas minoritarios dispondrán de liquidez. Esto no es aplicable a los accionistas de Cementos Portland, que sí deben acudir a la oferta.

– Aunque no le otorgamos una probabilidad elevada, existe la posibilidad de que Slim se vea obligado a mejorar el precio de la oferta, bien porque no alcance un porcentaje del capital superior al 50% o bien porque la CNMV le obligue a fijar un precio equitativo más elevado.

– Consideramos que Carlos Slim permanecerá como accionista de referencia de la compañía al menos hasta que la cotización repunte hasta un nivel igual o superior a 8,45 euros por acción, nivel que se puede tomar como referencia porque es el precio promedio al que ha comprado sus acciones tras invertir en 600 millones de euros en acciones a un precio de 9,75 euros por acción en el año 2014, incrementar durante el tramo final de 2015 su participación hasta el 27,4% y posteriormente suscribir un número de acciones superior a su parte proporcional en la ampliación a 6,0 euros por acción cerrada el pasado 26 de febrero.

Noticias Relacionadas: