Programas del domingo
Berenberg aumenta su desconfianza sobre Telefónica

Berenberg aumenta su desconfianza sobre Telefónica

19 diciembre, 2017
|
Actualizado: 19 diciembre, 2017 10:29
|

Los expertos de Berenberg vigilan muy de cerca la evolución de Telefónica. La deuda continúa siendo el principal riesgo de la operadora presidida por José María Álvarez-Pallete, así como el efecto divisa.

Telefónica vuelve a registrar otro ‘annus horribilis’ en Bolsa. Su precio por acción ha caído con fuerza desde los máximos del año, para situarse en niveles no vistos desde el estallido de la burbuja tecnológica del 2000. La operadora ha llegado a un mínimo anual en los 8,22 euros, y ahora trata de alejarse de ese nivel, eso sí, con timidez.

Los analistas de Berenberg han vuelto a poner su foco sobre la operadora, más cuando su comportamiento es claramente peor que el del resto de sus competidoras. Todo ello debido a la falta de resultados en un momento en el el que la competencia es feroz en el mercado, con la irrupción de las nuevas plataformas online, como Netflix, HBO o Amazon Vídeo.

Los expertos de Berenberg, que apuntaban a una subida potencial de hasta el 30% en Telefónica hace apenas tres meses, han vuelto a la realidad sobre el valor. De hecho, apuntaban un valor de 11,5 euros como precio objetivo, un 30% por encima de los 10,1 euros que habían calculado anteriormente. No obstante, a pesar del varapalo, mantienen su recomendación de comprar, pero el precio objetivo se sitúa ahora en los 11,3 euros por acción.

Sin embargo, ha recortado con fuerza sus estimaciones de Ebitda para 2018 y 2019 en un 23% debido al comportamiento de la operadora en mercados clave como Alemania, la revisión en las previsiones sobre divisas y una mayor presión sobre los márgenes en Perú y Chile. Asimismo, el flujo operativo de Telefónica se reduce en un 4,5%, aunque lo consideran «sólido», está siendo silenciado por el ruido que se cierne sobre la compañía cotizada en el IBEX 35.

Telefónica está a punto de cerrar un nuevo año terrible para los accionistas. Desde máximos anuales a los niveles actuales el desplome es del 22%, mientras que el consenso de analistas lleva meses aconsejando comprar, pero la operadora no levanta el vuelo.

En septiembre, estos expertos señalaban que la reducción del apalancamiento era posible, pero la realidad es que la operadora continúa endeudada. De hecho, el valor de la deuda neta supera ya al de su capitalización bursátil. En el tintero se esperan aún soluciones para O2, la filial británica, de la que se espera una salida a Bolsa o bien una venta a otra competidora. Asimismo, en Latinoamérica había «opciones para tratar de corregir la reducción prolongada de la contribución del cash flow de efectivo dentro de la región».

Según esta casa de análisis, «Telefónica puede responder a más competencia sin modificar radicalmente su estrategia», señalan estos analistas y añaden: «Esperamos que sus resultados del tercer trimestre muestren un modesto crecimiento en España, asegurando a los inversores las condiciones del mercado». Al tiempo que aseguraba que MásMóvil, que se está disparando en crecimiento y número de clientes, no era un rival serio para la operadora. Las últimas cifras revelan que ha conseguido clientes de las tres principales operadoras.

.
Noticias Relacionadas: