Alu Ibérica, condenada a la extinción por la falta de inversores
Reyes Maroto, ministra de Industria, Comercio y Turismo, y Adrián Barbón, presidente del Principado de Asturias, se han pasado meses afirmando que habría una solución para Alu Ibérica en Avilés que va terminar en un ERE de extinción a propuesta del administrador concursal. EFE

Alu Ibérica, condenada a la extinción por la falta de inversores

30 diciembre, 2021
|
Actualizado: 30 diciembre, 2021 16:04
|

El administrador concursal de la planta de Alu Ibérica en Avilés (Asturias) -antigua Alcoa- ha trasladado este jueves al comité de empresa la necesidad de ejecutar un expediente de regulación de empleo (ERE) de extinción de forma «inminente» ante la ausencia de inversores y el alto coste que supone mantener la plantilla. Todo esto llega tras meses de declaraciones desde el Gobierno, con la ministra Reyes Maroto al frente, y del Principado, con el socialista Adrián Barbón de presidente, afirmando que se estaba trabajando intensamente en la búsqueda de una solución.

Según ha informado la representación de los trabajadores, el administrador concursal ha planteado la situación en una reunión en la que se ha expuesto que no se ha encontrado ningún inversor interesado en hacerse con la factoría, anteriormente propiedad de la multinacional estadounidense Alcoa.

Esta circunstancia se suma al alto coste que supone mantener la plantilla sin generar los ingresos suficientes.

El juzgado de lo mercantil declaró el pasado 10 de diciembre el concurso voluntario de acreedores solicitado por el administrador judicial de Alu Ibérica Avilés.

La aprobación llegó después de que la Audiencia Nacional autorizara a finales de noviembre la solicitud del concurso de acreedores para la empresa aluminera, que se encuentra bajo administración judicial por la presunta despatrimonialización de las plantas por parte de su actual propietario, el Grupo Riesgo.

La administración judicial de las plantas de Avilés y A Coruña solicitó el pasado mes de septiembre el preconcurso de acreedores por la alta cantidad de embargos y deudas.

El comité de empresa confiaba en que la entrada de la sociedad en concurso de acreedores favoreciera la afloración de posibles inversores interesados en hacerse con la actividad de la planta, que da empleo a unas 250 personas.

De hecho, el Ministerio de Industria trasladó en noviembre al comité de empresa la existencia de inversores interesados en ambas factorías, que fueron vendidas por Alcoa al fondo de inversión suizo Parter Capital y posteriormente traspasadas sin previo aviso al Grupo Riesgo.

En esta noticia se habla de:
Noticias Relacionadas: