Ana Botín (Santander) saldrá de compras si ve oportunidades

Ana Botín (Santander) saldrá de compras si ve oportunidades

02 enero, 2018
|
Actualizado: 02 enero, 2018 14:38
|

La presidenta del Banco Santander, Ana Botin, ha afirmado que no tiene prevista ninguna operación de compra durante este 2018. No obstante, deja la puerta abierta a realizarlas en caso de ver oportunidades.
En una entrevista en el diario Financial Times, Botín ha afirmado que el Banco Santander «no tiene en mente ninguna compra», aunque sí deja claro que no va a cerrar completamente la puerta. «Si surgen movimientos que cumplan con nuestros criterios estratégicos y financieros, las podremos considerar», ha asegurado. En este sentido, ha puesto como ejemplo que la compra de Banco Popular es fruto de una «estrategia oportunista», es decir, que el banco interviene cuando es el único postor creíble. «Si surgen cosas que cumplan con nuestros criterios estratégicos y financieros, las consideraremos», ha indicado. A juicio de Financial Times, el enfoque de Ana Botín es «prudente».
La entrevista tuvo lugar después de la última compra realizada por el Banco Santander, hace escasas dos semanas. La entidad española adquirió la filial de Deutsche Bank de Polonia por 305 millones de euros.
Estas declaraciones están incluidas en un artículo sobre la necesidad de consolidación del sector, donde se han recopilado declaraciones de distintos altos cargos de entidades financieras europeas. Según desgrana el prestigioso diario, en la mayoría de las industrias, las ganancias persistentemente bajas, la competencia feroz y los precios de las acciones oprimidos solo conducen a un mismo punto: compras. «Los más fuertes compran sus rivales más débiles y los más débiles simplemente se ven obligados a cerrar. Pero no en la banca. O al menos todavía no», ha señalado.
No obstante, encima de la mesa de la banca privada y de los bancos centrales está la necesidad de la consolidación en el sector, un paso necesario para iniciar la remontada desde el estallido de la crisis en 2008. Si se mira a diez años vista, «se puede pensar en el diseño del sector bancario con menos bancos, más consolidación doméstica y probablemente unos pocos bancos paneuropeos más«, ha afirmado Frédéric Oudéa, director ejecutivo de Société Générale de Francia.
Oudéa, quien también es presidente de la Federación Bancaria Europea (FBE), ha explicado que si bien la mayoría de los bancos se concentraron en la consolidación interna, cree que los acuerdos transfronterizos volverían a la mesa «a largo plazo» una vez que la unión bancaria de la eurozona completado y más prestamistas han automatizado sus operaciones. Por este motivo, la consolidación interna, ha reducido tanto la rentabilidad como los márgenes de capital de los 50 mayores bancos europeos.
Sin embargo, los patrones bancarios dicen que los reguladores deben hacer más para armonizar la fragmentación de la regulación bancaria europea antes de que los acuerdos transfronterizos se vuelvan atractivos, como acordar un esquema común de garantía de depósitos o levantar las restricciones de capital nacional.
Para Philippe Brassac, director ejecutivo de Crédit Agricole de Francia, durante la última década los reguladores se han centrado en convertir a los bancos en más pequeños y simples.

Noticias Relacionadas: