La banca, obligada a despidos y a cerrar oficinas en la era digital

La banca, obligada a despidos y a cerrar oficinas en la era digital

10 abril, 2016
|
Actualizado: 10 abril, 2016 0:00
|

La banca española se ve abocada a cerrar oficinas ante la caída del negocio en las sucursales por el mayor uso del móvil y las tecnologías por parte de los clientes, y como la vía más rápida de ahorrar costes, ganar eficiencia y encarar el incremento de las exigencias regulatoriass.

Las entidades de toda Europa son conscientes del coste de mantener abierta una extensa red de oficinas, con sus respectivos empleados, en momentos de debilidad para el negocio bancario, con los tipos de interés en mínimos y mayores requisitos de solvencia.

Esta realidad llega en un momento en el que la tecnología ha facilitado que los clientes sean capaces de hacer por sí solos, mediante una aplicación móvil o con la mera asistencia de un asesor telefónico, operaciones por las que antes acudían a las sucursales.

Además, las entidades han desplegado en los últimos años cajeros automáticos cada vez más sofisticados que permiten llevar a cabo una mayor variedad de transacciones y alivian la tradicional carga de trabajo que tenían los empleados de las sucursales, ahora más centrados en labores de asesoramiento.

Teniendo en cuenta todo esto y la mayor densidad de oficinas bancarias en España, a pesar de las fusiones de los últimos años y la desaparición de varias de las antiguas cajas, la previsión es que haya progresivamente más cierres de oficinas y despidos.

El Santander, el primero

El Banco Santander, presidido por Ana Botín, ha sido el primero en dar el pistoletazo de salida de este nuevo ajuste del sector al anunciar a los sindicatos el cierre de unas 450 sucursales en España y un ajuste de plantilla de hasta 1.200 empleados, y ahora queda por ver si el resto de gigantes del sector harán lo propio.

Todo ello a pesar de que el grupo que preside Ana Botín, junto con Bankia, presidida por José Ignacio Goirigolzarri, son los dos grandes con mayor volumen de negocio por oficina y empleado después de los ajustes acometidos en los últimos años entre cierre de sucursales y reducción de plantilla.

Teniendo en cuenta el saldo de créditos, depósitos y fondos de inversión de cada una de estas entidades a cierre de 2015 y el número de oficinas con las que cuentan en España, Bankia lidera la clasificación con un volumen de negocio de 116 millones de euros por sucursal, seguido de cerca por Santander, con cerca de 107 millones.

A continuación aparecen el Banco Sabadell y el Banco Popular, con una media de negocio de 104 y 101,5 millones de euros por oficina, respectivamente, y ya por debajo de 100 millones, BBVA y CaixaBank.

En el caso de BBVA, teniendo en cuenta la incorporación a su red de las oficinas de CatalunyaCaixa, el volumen medio de negocio de sus sucursales a finales de 2015 era de 99 millones de euros, aún así superior al de CaixaBank, a la cola dentro de la gran banca.

Y es que después de las numerosas adquisiciones llevadas a cabo durante la crisis, entre ellas la integración de Banca Cívica o el Banco de Valencia, el negocio medio de las sucursales del grupo catalán está en 83,6 millones de euros, aún así un 8,7 % superior que en 2014, pues el grupo que más ha visto incrementar su negocio por oficinas.

Aún así la entidad catalana defiende que sus 5.000 sucursales son puntos de venta que no se plantea cerrar, y es que a pesar de la revolución digital, el banco aprovecha el tirón de sus oficinas para ser líder en pensiones y en seguros.  

Prejubilaciones voluntarias en Caixabank

Eso sí, CaixaBank ha convocado a los sindicatos a una reunión el próximo miércoles, día 13, para ofrecerles un plan de prejubilaciones voluntario para unos 500 trabajadores de 58 años o más, han explicado a Efe fuentes sindicales.

Se trata de un «programa de desvinculación voluntaria incentivada» que ha de permitir a la entidad reducir su plantilla de forma no traumática, mediante adhesiones voluntarias, a lo largo de este año, según han indicado desde CaixaBank.

Los sindicatos desconocen qué condiciones ofrecerá la entidad a los posibles interesados, pero esperan que sean similares a las que puso sobre la mesa en el último plan de prejubilaciones que se aprobó en 2014.

Fuentes de CaixaBank han recordado además que, cuando se pactó el ERE de 2015, que afectó a unas 700 personas, se acordó la posibilidad de que a principios de este año se negociara un nuevo plan de desvinculaciones incentivadas.

De esta manera, el banco catalán da cumplimiento a uno de los acuerdos alcanzados el pasado año con la representación sindical.

CaixaBank ha activado los mecanismos para facilitar la salida incentivada de sus trabajadores de mayor edad días después de que Banco Santander haya anunciado que planea reducir su plantilla en España en torno a un 5 %, lo que equivaldría a un máximo de 1.200 personas, la mitad vía prejubilaciones y la otra mitad por bajas incentivadas, en un proceso de reestructuración que prevé el cierre de unas 450 oficinas en el país. 

BBVA cerrará oficinas a largo plazo

El consejero delegado de BBVA, Carlos Torres, afirma que a largo plazo plantea cerrar tres de cada cuatro sucursales de la entidad financiera. Así, la entidad financiera solo tendría unas 1.000 oficinas de las 3.800 que cuenta actualmente.

Desde BBVA aseguran que no se trata de un plan concreto, como el realizado recientemente por el Banco Santander, que cerrará cerca de 450 sucursales este año, sino que se trata de un planteamiento hipotético a largo plazo, según señalan fuentes de la entidad a RNE.

En una entrevista a Bloomberg, el CEO de BBVA ha asegurado que «no tiene sentido» mantener la red de sucursales actual, por lo que se quedaría solo con unas mil sucursales. La entidad ha salido al paso de las declaraciones de Torres y ha asegurado que mantendrá la red en los tiempos actuales, aunque afirma que la apuesta por la tecnología es una realidad.

El consejero delegado de BBVA, Carlos Torres, explicó ayer que los planes de la entidad para impulsar la innovación y la tecnología, y es que, ha asegurado, que en poco más de tres años, la tecnología ha provocado un cambio de hábitos sin precedentes entre los clientes.

Según un comunicado de BBVA, durante su participación en el encuentro Money 20/20 Europe, de referencia de las empresas tecnológicas del sector financiero, ‘fintech’, que se celebra en Copenhague, Torres ha insistido en que BBVA pretende aportar a sus clientes las soluciones que exigen para operar cuando deseen ya que, cada vez más, quieren relacionarse con el banco a través del móvil.

Asimismo, explicó que la forma en la que quieren trabajar para conseguirlo es ayudar a las personas a entender sus finanzas, ofrecerles las mejores soluciones bancarias y ponerles a su alcance las mejores herramientas para tomar decisiones, «poner al alcance de todos las oportunidades de esta nueva era».

En esta línea, ha asegurado que BBVA tendrá un papel «cada vez mayor en el ecosistema de la innovación» gracias a sus propias iniciativas o las alianzas estratégicas con jugadores ‘fintech’.

Torres centró su discurso en la gran transformación que está experimentando la banca y el sistema financiero internacional, con propuestas de valor superiores y menores costes operativos. Por último, el consejero delegado advirtió de que «BBVA ya se está convirtiendo en un mejor banco para sus clientes» gracias a una hoja de ruta que contempla un papel protagonista en el apoyo al ecosistema «fintech» y el impulso de la innovación.

Noticias Relacionadas: