Banco Madrid, aún en liquidación un año después de la intervención

Banco Madrid, aún en liquidación un año después de la intervención

09 marzo, 2016
|
Actualizado: 09 marzo, 2016 0:00
|
PUBLICIDAD

Un año después de la intervención de Bano Madrid, filial en España de la andorrana BPA, su situación está lejos de resolverse y, aunque la mayoría de los depositantes e inversores han recuperado su dinero, no se ha producido la liquidación y permanecen abiertos varios frentes judiciales. Una de las polémicas fueron los fondistas de Interdin, que tenía todo el dinero en una misma cuenta. La entidad quería solo avalar el pago de 100.000 euros por toda la cuenta y no por cada uno de los 21.000 inversores, finalmente la justicia y el regulador ordenaron devolver ese dinero.

El 10 de marzo de 2015 el Instituto Nacional de Finanzas de Andorra (INAF), el regulador financiero del país, intervenía la Banca Privada d’Andorra (BPA), propietaria del 100% de Banco Madrid, a la que se investigaba en Estados Unidos por canalizar presuntamente fondos del crimen organizado.

Al día siguiente, el Banco de España designaba a un equipo de interventores para gestionar Banco Madrid, y la unidad de inteligencia financiera española, el Sepblac, denunciaba días después a la entidad ante el Ministerio Fiscal, tras detectar operaciones irregulares que podrían apuntar al blanqueo de capitales.

Doce meses después de estos sucesos ni BPA ni Banco Madrid, que poco antes había sido elegido como la mejor entidad de banca privada de España por la revista Capital, además de mejor entidad de gestión de patrimonios de España por la publicación Global Banking & Finance Review, han resuelto su futuro, aunque sí ha habido importantes avances.

Por lo que respecta a Banco Madrid, que tras la intervención solicitó el concurso voluntario de acreedores por el fuerte deterioro sufrido por la retiradas de fondos de clientes, antes del verano podría culminar la liquidación emprendida por los administradores concursales.

Estos -Pedro Martín Molina, de Legal y Económico, Francisco Vera, de Data Concursal, y la Agencia Estatal de la Administración Tributaria (AEAT)-, continúan con la venta de inmuebles de la entidad, tras lo cual queda pendiente el traspaso de algunos créditos y la salida de los empleados.

Prácticamente todos los inversores y depositantes han recuperado su dinero, después de que la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) suspendiera temporalmente los reembolsos de los fondos de inversión y Sicav (Sociedades de Inversión de Capital Variable) gestionados por la gestora de Banco de Madrid e inmovilizaba los fondos de unos 15.000 clientes con casi 700 millones depositados.

Entre ellos se encontraban clientes tan conocidos como el exjugador del Real Madrid Roberto Carlos, cuya sicav contaba con un patrimonio de 2,8 millones a cierre de 2014, o el inversor de origen indio Ram Bhavnani, afincado en Tenerife, con 11,4 millones.

Sólo a través de su gestora, Banco Madrid contaba con unos 78.000 clientes, cuyo patrimonio supera los 3.000 millones a través de más de un centenar de fondos, según datos de Inverco. Sí que cabe esperar perdidas para los acreedores, que dependerán de los resultados que se obtengan por la venta de la gestora y los créditos a clientes, ya que según el informe concursal de julio del año pasado, los pasivos superan a los activos en unos quince millones de euros.

Por otro lado, próximamente se cerrará el plan de resolución de BPA, según la Agencia Estatal de Reestructuración de Entidades Bancarias de Andorra, con el traspaso de los activos, pasivos y clientes aptos a Vall Banc, el «banco bueno» creado con los activos y pasivos legítimos de la entidad, que se pondrá a la venta. Pero los hermanos Higini y Ramon Cierco, accionistas mayoritarios de BPA), no se resignan a perder el control de la entidad, y han presentado una demanda contra el Departamento del Tesoro de Estados Unidos y su agencia de prevención de lavado de dinero (FinCEN).

Pese a que los incidentes relacionados con el blanqueo de capitales que citó el FinCEN como pretexto para cerrar el banco ya habían sido notificados por BPA a las autoridades andorranas un año antes de la nota del organismo estadounidense, la FinCEN se ensañó con BPA como represalia por la falta de cooperación de Andorra en la lucha contra el blanqueo de capitales, aseguran los Cierco.

.
Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD