Colau, Cifuentes, Adif… La fuga masiva de los grandes clientes de Banco Popular antes de su caída

Colau, Cifuentes, Adif… La fuga masiva de los grandes clientes de Banco Popular antes de su caída

31 diciembre, 2017
|
Actualizado: 31 diciembre, 2017 14:30
|

Una lista de casi 70 nombres de grandes clientes salieron de Banco Popular antes de su fatídica y polémica resolución por parte de la JUR, que ha decidido no hacer público el polémico informe de Deloitte.

La medida, histórica en la banca europea, hizo que más de 305.000 accionistas y bonistas de alto riesgo perdieran su inversión de la noche a la mañana del 6 al 7 de junio. Ahora, a punto de cumplirse siete meses de la venta a Banco Santander por un euro sale a la luz una lista de 68 nombres de clientes con más de 10 millones de euros en depósitos, cuentas y fondos en Banco Popular que evitaron el riesgo de perder su dinero justo antes de su resolución.

Hasta ahora se conocían unos pocos, como el Gobierno de Canarias, y otras empresas públicas dependientes del Ministerio de Fomento, como Enaire -matriz de Aena, Puertos, Renfe o Adif, entre otras. Pero hay más nombres, como la Seguridad Social con 1.140 millones justo apenas a siete días de la resolución. Este ente fue el que más dinero sacó, seguido de Canarias, que retiró 608 millones y el Ayuntamiento de Barcelona, regido por Ada Colau, con 340.

A este trío le siguió el Gobierno autonómico de Madrid, gobernado por Cristina Cifuentes, con 198 millones sacados en el último momento. Adif alcanzó los 128 millones, seguida de Enaire, con 96. Loterías y Apuestas del Estado extrajo 47 millones y Cesce, 39.

Pero no sólo entes públicos. También accionistas de referencia de Banco Popular como Allianz, que tenía presencia en el consejo de administración. La aseguradora alemana sacó 52 millones. También empresas como ING Direct, a través del fondo naranja renta fija y del fondo de pensiones, sacó 101 millones, la entidad financiera BMN, dependiente entonces del Fondo de Reestructuración Bancaria, retiró otros 28. Aval-Madrid, otros 22 millones, mientras que Mapfre sacó 20. Incluso el también portugués Banco Espirito Santo, en liquidación, retiró 11 millones. La Sociedad de Desarrollo de Navarra, otros 29 millones, junto con la Diputación Provincial de Toledo (13 millones), mientras que la de Sevilla sacó 21. Rumasa retiró 29 millones, entre otros, según la lista publicada por El Mundo.

Sorprende así que sean entidades públicas las que lideraron la salida de depósitos de Banco Popular pese a las llamadas a la calma del ministro de Economía, Luis de Guindos, quien repetía, como si de un mantra se tratara, que «Banco Popular es solvente» una y otra vez. Que los problemas de la entidad financiera, presidida entonces por Emilio Saracho, eran de liquidez, pero insistía en su solvencia. De hecho, en la última semana se sacaron casi 3.000 millones de la entidad financiera.

Las Administraciones Públicas no se fiaron de los mensajes de tranquilidad del Gobierno y se adelantaron a grandes fondos de inversión

De esta forma, se ponen de manifiesto que las Administraciones Públicas se adelantaron incluso a grandes fondos de inversión, como Pimco, que ha llevado el caso al Tribunal de Justicia de la UE, exigiendo una restitución de su inversión y anular la resolución de Banco Popular. A ellos se han sumado grandes accionistas, como la familia Luksic, que apostaron por la entidad poco antes de su fatídico desenlace.

Cabe destacar, que en caso de quiebra de la entidad financiera, los clientes con depósitos o cuentas corrientes tan sólo podrían sacar 100.000 euros por cuenta, un dinero que saldría del Fondo de Garantía de Depósitos. Finalmente, se optó por esa resolución, sin que ningún cliente viera afectado sus ahorros o ingresos en la entidad financiera.

Todo ello mientras tanto De Guindos como el portavoz del Ejecutivo, Iñigo Méndez de Vigo, aseguraban que veían la situación con «absoluta» tranquilidad, una declaración que llegaba tan sólo cinco días de la resolución del Popular. «No hay en estos momentos ninguna preocupación mayor», afirmaba, mientas entidades y organismo públicos sacaban el dinero de la entidad.

La Diputación Foral de Vizcaya y Gamesa ingresaron 32 millones en la semana fatídica, mientras numerosos entes públicos sacaban su dinero

Según la explicación oficial, estos movimientos eran habituales cuando las agencias de rating rebajaban la nota de la entidad financiera. No obstante, estas rebajas se realizaron en abril, dos meses antes, mientras que la retirada del dinero se produjo una semana antes. De hecho, fue en el cuarto mes del año, cuando Saracho anunciaba una posible ampliación de capital, sin dar a conocer ni fecha, ni importe ni tampoco el para qué se haría. Ese día, el 10 de abril, Banco Popular protagonizaba un nuevo desplome, superior al 10%.

No obstante, entre los movimientos superiores a 10 años, la Diputación Foral de Vizcaya y Gamesa aumentaron su exposición a Banco Popular en 11 y 21 millones, respectivamente. La salida total de depósitos de Banco Popular en la última semana rondó los 9.700 millones, de los que 2.633 millones fueron personas físicas

Noticias Relacionadas: