Banco Santander y Allianz abren la batalla por una indemnización por Banco Popular

Banco Santander y Allianz abren la batalla por una indemnización por Banco Popular

17 enero, 2018
|
Actualizado: 17 enero, 2018 11:06
|

Con la compra de Banco Popular, Banco Santander podía rescindir de cualquier pacto que mantuviera la entidad financiera sin pagar indemnización alguna. Así lo estipuló la JUR, pero Allianz trata de hacer valer un acuerdo cuya finalización antes de tiempo conlleva la indemnización de 1.300 millones.
Allianz era la aseguradora de Banco Popular antes de su resolución y venta al Santander. Con la llegada del banco presidido por Ana Botín, todos los acuerdos durante la era de Emilio Saracho y anteriores podrían ser anulados, ya que tenía el visto bueno de la Junta Única de Resolución. En caso de que ambos gigantes no llegaran a un acuerdo, podría iniciarse una dura batalla judicial. La JUR eximió al Santander de atender las cláusulas del cambio de control tras comprar Banco Popular, pero a juicio de Allianz, están en vigor.
Allianz era hasta el mismo día de la resolución del Popular uno de los accionistas de referencia de la entidad financiera. La relación entre ambos aumentó con el tiempo y la aseguradora alemana pasó a crear Allianz Popular, una joint venture que englobaba el negocio de seguros, fondos de inversión y planes de pensiones. Ante la buena marcha del negocio, se incluyó una cláusula en caso de cambio de control, donde se estipulaba la indemnización de 1.300 millones.
En el acuerdo se indicaba que en caso de que Popular procediera a la fusión o de que un solo accionista alcanzara más del 20%, la aseguradora alemana podría vender el 60% de esa joint venture, y Popular tenía que comprarla. Para UBS, la empresa conjunta tendría un valor de 1.300 millones de euros.
No obstante, en la compra de Banco Popular por parte del Santander se exigió a la JUR que estas cláusulas no tuvieran efecto alguno, es decir, quedarían anuladas, y el organismo presidido por Elke König lo permitió, según apuntan fuentes conocedoras de la situación a El Confidencial.
Con este permiso, Banco Santander podría romper así cualquier acuerdo, saltándose las cláusulas de los contratos, y evitar así comprar el 60% de la joint venture. La aseguradora, por su parte, cree que la JUR no tiene potestad para facilitar la ruptura de un contrato sin pagar indemnización. La alternativa que se abre ahora es la de los tribunales, aunque es una opción que tratan de evitar. Para ello, se han iniciado negociaciones para buscar una solución que satisfaga a ambos, unas conversaciones que se han demorado debido a las principales urgencias del Santander en Banco Popular, como la recuperación de depósitos y reducir a la mínima expresión su exposición al ladrillo.

Noticias Relacionadas: