Banco Santander propone EREs en los servicios centrales, pero no toca aún las oficinas

Banco Santander propone EREs en los servicios centrales, pero no toca aún las oficinas

03 noviembre, 2017
|
Actualizado: 03 noviembre, 2017 13:32
|

Banco Santander, Banco Popular y los sindicatos representativos en ambas entidades han iniciado este viernes las negociaciones para sendos EREs en ambas entidades y el despido colectivo. La ley impide que se aglutinen los dos ERE en uno solo, por lo que tendrán que ser abordados por separado. 

En esta primera toma de contacto, de las tres que se producirán a lo largo de este mes de noviembre, se ha abordado la necesidad de realizar un despido colectivo en las oficinas centrales del Banco Santander y de Banco Popular, pero ambas por separado. Asimismo, no se ha hablado aún de cifras, aunque se estima en cerca de 4.000 entre ambas empresas financieras.

Según fuentes sindicales presentes en la reunión, Banco Santander ha aparcado de momento el cierre de oficinas durante una reunión de menos de una hora. Según ha explicado la entidad financiera, la reestructuración de plantilla pasa por la exigencia actual del mercado, inmerso en la digitalización. En las oficinas centrales de Banco Santander se verán afectadas tanto las de Boadilla (Grupo Santander a nivel mundial) como la de Gran Vía de Hortaleza (Santander España), mientras que en Banco Popular se verán afectados los trabajadores de su sede.

Banco Santander no menciona las prejubilaciones, pero sí bajas incentivadas

Tanto Santander como los trabajadores iniciarán una segunda ronda de contactos los próximos 8 y 13 de este mes de noviembre. A partir de esa fecha, se constituirá definitivamente la comisión negociadora para iniciar y concretar los aspectos del ERE. Banco Santander no habla de prejubilaciones, pero sí de bajas incentivadas, por lo que los sindicatos esperan una indemnización superior a los 20 días laborables contemplados en el Estatuto de los Trabajadores. No obstante, la negociación más brusca será en Banco Popular, ya que registra pérdidas, por lo que las bajas incentivadas podría ser de 20 días, justo el mínimo que marca la ley por «motivos económicos».

El ERE más duro será en Banco Popular debido a las pérdidas

Banco Santander ha dejado claro en ese despacho que el despido colectivo se realizará sí o sí, «con o sin acuerdo», afirman las fuentes sindicales. No obstante, los representantes de los trabajadores consideran que no habrá brusquedad en las negociaciones, ya que se pretende llegar a un pacto. En Banco Popular, las negociaciones podrían torcerse debido principalmente a los números rojos que arroja la entidad financiera, superiores a los 12.000 millones de euros.

Banco Santander, por su parte, trata de realizar un plan de integración de plantillas de los servicios centrales y sus unidades de apoyo de Santander España, Popular y centro corporativo tras la adquisición de Popular, una operación con la que el banco se comprometió a realizar sinergias y mejorar la eficiencia del negocio combinado.

Santander actuará bajo el criterio de meritocracia, con la idea de aprovechar el mejor talento de ambas entidades y hará un esfuerzo especial para que las salidas que se produzcan como consecuencia de esta integración se realicen en buenas condiciones, de acuerdo con los representantes de los trabajadores y aprovechando al máximo la movilidad interna hacia otras unidades del Grupo. Además, Banco Santander contratará a una empresa de recolocación, que en anteriores procesos facilitó ocupación al 80% de quienes quisieron seguir trabajando.

La integración de Banco Santander y Banco Popular reforzará significativamente la franquicia del grupo en España, donde la entidad resultante es líder en créditos y depósitos, con 17 millones de clientes y una cuota de negocio en pymes del 25%, un segmento clave para el crecimiento de la economía española.

Desde la adquisición en junio, Santander ha saneado el balance de Banco Popular, ha reducido su riesgo inmobiliario y ha lanzado una acción comercial para recuperar la confianza de los clientes/accionistas cuya inversión se vio afectada por la resolución de las autoridades europeas.

Noticias Relacionadas: