Críticas internas a Francisco González por dejar al BBVA sin Popular y perder otro envite con el Santander

Críticas internas a Francisco González por dejar al BBVA sin Popular y perder otro envite con el Santander

23 junio, 2017
|
Actualizado: 23 junio, 2017 17:53
|

La estrategia de Francisco González, presidente de BBVA, lleva a la entidad financiera «a ninguna parte». Así lo transmiten accionistas y fondos de inversión extranjeros tras la valiosa pieza cobrada por el Banco Santander: Banco Popular.

Francisco González y su rechazo a pagar 6.500 millones de euros por el Popular ha abierto aún más la ventaja del Banco Santander, que casi le dobla en capitalización bursátil afianzando su liderazgo entre la banca española. El BBVA intentó comprar el Popular a finales del pasado año por unos 5.500 millones de euros, pero Ángel Ron, ex presidente de la entidad, pedía 6.500 millones. El BBVA, que estudió la ampliación de capital para hacerse con la entidad financiera se negó a pagar tal cantidad, pero no se ha llevado ni las migajas, es más se la llevó el Santander por la simbólica cifra de un euro y una ampliación de capital de 7.000 millones que ya tiene cubierta.

Ante esta negativa de entrar en la nueva fase de reestructuración de la banca, accionistas y fondos de inversión extranjeros han criticado que González continúe al frente del segundo banco de España, según asegura Intellinge & Capital. Era la última bala para tratar de hacer sombra al Santander, y el BBVA la ha desperdiciado.

El mercado rumoreaba a finales de noviembre del pasado año con una fusión entre el Popular y BBVA, una operación que acortaría las distancias con el Santander, pero según pasaba el tiempo la pretensión se deshacía como un azucarillo en un café, y eso que Francisco González se ha mostrado dispuesto a participar en una nueva concentración, donde quedan nada más que cinco grandes entidades financieras al frente.

El BBVA no solo se queda fuera de los créditos fiscales que tenía Popular, que puede suponer una fuerte reducción en el impuesto de Sociedades, sino la pretensión de conseguir acceso al esquema de protección de activos, EPA, negado por el Gobierno y por tanto rompiendo la hipotética negociación.

Accionistas y fondos de inversión extranjeros son tajantes sobre esta oportunidad de oro brindada una vez en la vida: la estrategia no lleva al BBVA a «ninguna parte».

Entre esta corriente crítica se encontrarían también consejeros del banco que aún no se explican cómo se ha dejado pasar la oportunidad de tener por un precio razonable el 20% de la cuota de pymes del mercado. El Santander, por su parte, se ha hecho con la entidad por tan solo un euro y había que realizar sí o sí una ampliación de capital.

Dentro de la entidad financiera, según el citado medio, se están realizando todo tipo de comentarios en la cúpula sobre la operación del Popular y la inacción del BBVA para tratar de adelantarse al Santander, que ha sabido jugar al despiste con sus cartas, con declaraciones que iban desde no comprar ninguna entidad financiera a entrar a valorar una posible fusión, para después dar un rápido golpe encima de la mesa para llevarse el tesoro.

De las últimas horas del Popular, solo se conoce que el BCE contactó con el Santander para realizar la compra, de Francisco González, ni un solo movimiento. Incluso Bankia afirmó que no podía hacer frente a la adquisición por ser demasiado grande.

Francisco González llegó a mostrarse dispuesto a comprar el Popular por 1,25 euros la acción, es decir, unos 5.500 millones, pero Ron ha afirmado recientemente que buscaba un precio superior, de unos 6.500. Según el medio, los hombres de confianza de González se muestran más críticos por no intentar llevar a cabo la operación. Y no es la primera vez que BBVA se sienta a esperar y contemplar lo que sucede en la arena del sistema financiero. No entró en la salida a Bolsa de Bankia, y tampoco ha participado en el banco malo, Sareb.

Noticias Relacionadas: