PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Francisco GonzálezFrancisco González, expresidente del BBVA. /EFE

BBVA se desinfla en el IBEX 35 por España, Turquía y México

BBVA borra la alegre subida en la jornada de este lunes para ascender un moderado 0,3%, hasta situarse en los 6,23 euros por acción. Desde los máximos del año, el desplome alcanza el 18% y en los últimos días se hunde más de un 10%, perdiendo más de 4.000 millones de su capitalización bursátil. Varias son las razones de este desplome y sacuden los cimientos de los tres principales mercados donde opera.

PUBLICIDAD

Los problemas en BBVA lejos de encontrar una solución se agrandan. Sus tres principales mercados se tambalean por la incertidumbre política, el desplome de las divisas, y el creciente nerviosismo sobre el rumbo que tomarán los próximos dirigentes en México. Turquía, su tercer mercado, es la principal fuente de preocupación.

España, a expensas de un Gobierno socialista apoyado por la extrema izquierda y los independentistas

En España, el mercado aún mira con lupa la creciente inestabilidad de la moción de censura del PSOE. La abstención de Ciudadanos daría el Gobierno al PSOE, que trata de sumar a los independentistas para desbancar al Ejecutivo de Mariano Rajoy. No obstante, el PSOE tendría muy complicado aprobar leyes, ya que necesitaría el apoyo de los nacionalistas vascos y de Coalición Canaria, que han dado el sí a los Presupuestos. Los socialistas, además, no tendrían el control del Senado, por lo que no podrían llevar a cabo importantes leyes.

De esta forma, la incertidumbre política se alargará durante el verano si finalmente se convocan elecciones, aunque Rajoy ya ha rechazado dimitir. El PSOE se juega además el futuro de Pedro Sánchez, ya que en caso de fracasar la moción de censura, su liderazgo quedaría en puesto más que en duda, al ser incapaz ahora de conseguir los apoyos necesarios para retirar a Rajoy del Gobierno.

PUBLICIDAD

Asimismo, en caso de que se produzca un cambio en el Ejecutivo, PSOE y Podemos han propuesto ya incrementar el gasto público, pese al déficit excesivo en España, único país en el furgón de cola de la UE. Además, se impondrían nuevos impuestos, dañando así a la banca y a la recuperación, afectando los resultados del BBVA.

Turquía, un pseudodictador al frente de uno de los mercados más importantes para el BBVA

La entidad vasca tiene en Turquía su tercer mercado más importante. No obstante, la economía dirigida por el pseudo dictador Recep Tayyip Erdogan tiembla ante las medidas económicas. El próximo mes habrá elecciones en el país y entre sus medidas está la de mantener su política laxa en medio de una recesión. De esta forma, lejos de crecer, el PIB de Turquía continuará cayendo, y por tanto afectará al negocio bancario, donde el BBVA tiene una alta exposición.

BBVA tiene una posición mayoritaria en el Garanti Bank, una entidad financiera en la que ha invertido 7.000 millones de euros desde 2010, un montante que ha perdido casi un 50% de su valor en este tiempo por la depreciación de la divisa turca, que se desploma más de un 20% desde finales de 2017.

Erdogan se ha autorrogado el papel de juez, verdugo y jurado al exigir a la banca reducir los intereses de las hipotecas con una inflación desbocada, al tiempo que tiene que refinanciar el 15% de la deuda del país. A partir del 1 de junio, el Banco Central de Turquía simplificará su política monetaria y unificará las diferentes tasas de interés, una decisión ante la que la lira turca recuperó parte del valor perdido las últimas semanas. “La tasa repo semanal será el tipo de interés oficial del Banco Central. Será igual al actual tipo de financiación (16,50 %)”, según ha indicado el banco emisor en un comunicado. “Las tasas de préstamo a un día se determinarán en una franja de 150 puntos básicos por encima o debajo de la tasa semanal”, especifica el comunicado.

PUBLICIDAD

López Obrador, un populista que amenaza con aplicar impuestos más duros sobre la banca mexicana

En México, el principal problema para BBVA Bancomer, además de los hackers, son las próximas elecciones, donde Andrés Manuel López Obrador, AMLO, sería el virtual ganador. El candidato ‘populista’ impondría en su nuevo Gobierno un duro impuesto a la banca, que después se trasladaría al resto de usuarios. Se trata de la tasa Tobin, que también se quiere imponer en España y en la UE, pero sin que de momento no se haya convertido en realidad. México representa casi el 50% del beneficio del BBVA.

López Obrador es el único candidato a la presidencia de México que faltó en el encuentro anual de consejeros de BBVA. De hecho, su ausencia fue muy criticada por otros candidatos, como Anaya, que mantendría la línea reformista actual.

Andrés Manuel López Obrador podría cobrarse a la banca y al resto de empresarios una particular venganza, ya que en 2006 tanto la banca como los empresarios financiaron una campaña contra su persona. La relación entre López Obrador y el poder empresarial quedó echa añicos, pero ahora BBVA Bancomer, por medio de su presidente del consejo, Luis Robles, trata de normalizar la convivencia, según publica lapoliticaonline. Robles y AMLO habrían mantenido una reunión secreta dos semanas después de que el candidatos populista denegara asistir al encuentro anual. Luis Robles es considerado por la extrema izquierda mexicana como uno de los máximos exponentes de la “mafia del poder”.

López Obrador ya había amenazado a la banca y a los empresarios que cometieran fraude: “Soltaré al tigre”. Además, el banquero había cargado duramente contra López Obrador: “Los movimientos populistas proponen soluciones falaces y generalmente simplistas ante problemas muy complejos, lo que hace que los votantes piensen que el pasado es un lugar mejor para vivir, pero eso es falso”. Ambos se citaron el miércoles pasado a la hora del almuerzo en una oficina de la Colonia Condesa.