El BCE se ríe de España al permitir a Italia inyectar dinero público a la banca

El BCE se ríe de España al permitir a Italia inyectar dinero público a la banca

26 junio, 2017
|
Actualizado: 26 junio, 2017 8:30
|

La doble vara de medir del BCE y la UE se hace aún más visible en el caso de dos bancos de Venecia, que han sido vendidos por un euro, pero los contribuyentes ya pagan 5.000 millones, con opción de abonar otros 17.000 millones.

La mano italiana de Mario Draghi hace aparición al permitir que los contribuyentes continúen pagando rescates públicos, pese a prohibirlo con el Banco Popular.

Solo en este mes de junio, la banca italiana ha recibido de los contribuyentes 26.000 millones de euros, una cantidad que supera el rescate de Bankia, y se evita el «bail in», es decir, que accionistas y acreedores pierdan toda su inversión. En el caso del Popular, los accionistas no tuvieron opción alguna en la liquidación del banco, perdiendo todo su dinero.

Asimismo, se permite que el Gobierno italiano inyecte 5.000 millones de euros a Intesa San Paolo, uno de los bancos más importantes de Italia, que se llevará los dos bancos liquidados por el precio simbólico de un euro.

Ante estos movimientos, donde se evita que Intesa San Paolo tenga que acudir a los mercados, como ha obligado al Santander para hacer frente a las pérdidas del Popular con una macroampliación de capital, los analistas de Bolsa y brókers no encuentran palabras para explicar esta doble vara de medir por parte del BCE. Y es que, los problemas de la banca italiana solo están comenzando a aflorar debido a que no se han realizado aún reformas sobre el sector desde el inicio de la crisis.

Con esta operación se realiza «una quiebra ordenada» a costa del contribuyente, un lema que el BCE no iba a volver a permitir tras la resolución de Banco Popular. Pero la mano de Italia en Europa tiene aún un gran peso, más cuando el presidente del BCE, Mario Draghi, es de esta nacionalidad. Europa vendió recientemente el rescate interno del Popular como la mejor solución ante la falta de compradores, ahora permite que los contribuyentes continúen pagando los platos rotos, al tiempo que accionistas y bonistas han sufrido importantes quitas.

“El total de los recursos movilizados podría alcanzar los 17.000 millones de euros, aunque el gasto inmediato para el Estado es de un poco más de 5.000 millones de euros”, aseguró el viernes el ministro de Economía, Pier Carlo Padoan. Asimismo, desde el Ejecutivo aseguran que este rescate público era «la única alternativa» después de que el Banco Central Europeo (BCE) dijera que ambas entidades estaban “en quiebra o cerca de quebrar”.

La excusa para inyectar dinero público es que ambas entidades vendidas ahora por solo un euro operaban en la región más industrializada del país, mientras que Popular tenía una cuota de pymes del 20% y pese a ello se liquidó sin dinero público. Intesa San Paolo se quedará sólamente la parte sana de ambos bancos, por lo que no tendrá que tocar los cerca de 20.000 millones de activos tóxicos de ambas entidades. Estos activos pasarán a formar parte del banco malo de Italia.

Bruselas da luz verde a la inyección pública a la banca italiana

La Comisión Europea ha dado luz verde este lunes a las medidas adoptadas por las autoridades italianas para facilitar la liquidación de Banca Popolare di Vicenza (BPVI)y Veneto Banca. Las medidas implican la venta de parte de los negocios de los dos bancos a Intesa Sanpaolo y harán que «los depósitos permanezcan plenamente protegidos», según un comunicado.

La comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager, señaló que «Italia considera que la ayuda de Estado es necesaria para evitar una distorsión económica en la región de Véneto como resultado de la liquidación de BPVI y Veneto Banca, que salen del mercado después de un largo periodo de graves dificultades financieras».

Añadió que la decisión de la CE «permite a Italia tomar medidas para facilitar la liquidación de los dos bancos: Italia apoyará la venta e integración de algunas actividades y la transferencia de empleados a Intensa Sanpaolo». Según la comisaria, las medidas eliminarán además 18.000 millones de euros de préstamos improductivos del sector bancario italiano y «contribuirán a su consolidación».

Bruselas asegura que inyectar 5.000 millones a Intesa San Paolo no es ayuda de Estado

También confirma que las medidas no constituyen una ayuda a Intesa, porque fue seleccionada tras un proceso de venta abierto, justo y transparente, «gestionado por las autoridades italianas, garantizando que las actividades eran vendidas a la mejor oferta disponible», es decir, un euro simbólico.

El Gobierno italiano aprobó el pasado domingo la «liquidación ordenada» de dos bancos de la rica región véneta (noreste del país), con un decreto ley que permite ceder sus activos sanos a Intesa Sanpaolo y que les facilitará continuar su actividad.

El Gobierno italiano aún no ha publicado el decreto de intervención, pero se espera que los accionistas de Banca Popolare di Vicenza (BpVi) y Veneto Banca perderán toda su inversión ya que han sido liquidadas y vendidas a Intesa Sanpaolo por un euro. Ya han sido cedidos los activos y pasivos «sanos» de los bancos vénetos a Intesa Sanpaolo y sus bienes deteriorados, como los créditos morosos, «serán sucesivamente transferidos a una sociedad de participación pública», detalló hoy el banco central del país.

Según el Banco de Italia esta intervención del Estado «asegura la tutela de todos los ahorradores y de los tenedores de deuda sénior», cubiertos por completo y gestionados ahora por Intesa Sanpaolo. Pero paralelamente serán los accionistas y los propietarios de bonos subordinados quienes perderán sus inversiones.

«Todos los accionistas son puestos a cero (…) Pierden todo lo que han invertido porque las bancas son liquidadas, no existen más», explicó a Efe el consultor de la Asociación para los Derechos de los Usuarios y Consumidores (ADUC), Alessandro Pedone.

El portavoz de la Accionistas Asociados de la BpVi, Francesco Celotto, señaló a Efe que las acciones «ya no valen nada» y explicó que los afectados por la anulación del valor de las acciones serán 88.000 accionistas de Veneto Banca y 125.000 de BpVi.

Noticias Relacionadas: