El beneficio de Endesa se hunde un 67% de la mano de los italianos de Enel

El beneficio de Endesa se hunde un 67% de la mano de los italianos de Enel

23 febrero, 2016
|
Actualizado: 23 febrero, 2016 0:00
|

Endesa ganó 1.086 millones de euros en 2015, un 67% menos que en 2014, debido al impacto que tuvieron en ese año las plusvalías derivadas de la venta de su negocio en Latinoamérica a su matriz Enel y el propio negocio de la filial. Endesa repartió ese dinero obtenido en un dividendo extraordinario del que su mayor beneficiario fue la propia Enel que financió así la compra de los activos d eEndesa en Latinoamérica quie había construido a base de años de trabajo y que habían convertido a la eléctrica española en una gran multinacional del sector. Hoy en día es una eléctrica regional, con sólo intereses en Portugal, un país dominado por la izquierda radical quie no tiene muy buenos planes para este tipo de compañías, y en España, donde la posibilidad de un gobierno de izquierdas tampoco ayudará la empresa dirigida por Borja Prado a obtener buenos resultados. Pero Endesa tiene aún más problemas y su fuerte localización de Cataluña, otro territorio que va sin rumbo de la mano de los independentistas, puede pasar cuentas en su balance.

Según ha informado hoy la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), si se considera solo la división de España y Portugal -los únicos activos que conserva la eléctrica y que por tanto constituyen una comparación homogénea entre ambos ejercicios- el beneficio crece un 15,6%, un crecimiento que ha obtenido subiendo los precios en el mercado libre.

El resultado bruto de explotación (ebitda) bajó un 1,7% el pasado año, como consecuencia de la normalización de los márgenes de negocio, que en 2014 fueron «extraordinariamente elevados» y las provisiones realizadas para su proceso de reestructuración de plantilla, es decir, de despidos, por importe de 380 millones de euros.

En relación a los márgenes, la compañía ha aludido al mayor coste de compra de electricidad y al aumento de la presión fiscal, al tiempo que ha apuntado que los efectos desfavorables han sido compensados «casi en su totalidad» gracias a los precios de los clientes del mercado libre y a efecto de contratos de futuros.

El pasado año, la eléctrica ingresó 20.299 millones, un 5,6 % menos, debido a la desfavorable evolución de las materias primas.

En 2015, la demanda eléctrica peninsular aumentó en un 1,8 %, lo que dio lugar a una mayor producción propia, especialmente en las centrales térmicas.

Así, Endesa alcanzó una cuota de mercado del 38,8 % en el régimen ordinario, del 43,5 % en distribución y del 35,7 % en venta a clientes del mercado libre.

Al cierre del ejercicio, la deuda financiera neta de Endesa se situaba en 4.323 millones, lo que supone una reducción de 1.097 millones con respecto a un año antes.

Las inversiones brutas de la compañía se situaron en 1.084 millones.

Pese a estos resultados tan negativos, el consejero delegado del grupo, José Bogas, ha puntualizado que «en 2015 se ha vuelto a conseguir un reto muy importante en un entorno de incertidumbre: Endesa presenta unos resultados predecibles y estables en el tiempo, no sólo cumpliendo con los compromisos financieros anunciados al mercado, sino incluso superándolos. Estos resultados permiten confirmar la atractiva política de dividendos anunciada por la compañía». 

Noticias Relacionadas: