Programas del domingo
El beneficio de Pescanova cae a 68,5 millones tras contar el crédito del G-7

El beneficio de Pescanova cae a 68,5 millones tras contar el crédito del G-7

18 marzo, 2016
|
Actualizado: 18 marzo, 2016 0:00
|

Pescanova ha rebajado de 82,5 millones a 68,5 millones sus resultados del ejercicio 2015 -que finalizó el 30 de noviembre pasado-, tras «incorporar los impactos derivados del crédito supersenior» de 125 millones activado por el G-7, la banca acreedora, el pasado 29 de diciembre.

Según ha comunicado la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la reformulación de sus cuentas rebaja en 14 millones el beneficio dado a conocer el 1 de febrero frente a los 1.927,19 millones de euros logrados en 2014.

A primeros de febrero, Pescanova precisaba que esos datos no eran totalmente comparables, ya que los resultados de este último ejercicio corresponden al periodo comprendido entre diciembre de 2014 y noviembre de 2015, es decir, 12 meses, mientras que en 2014 se contabilizaron 11 meses.

Según la empresa, los estados financieros aportados hoy a la CNMV, que aún «no han sido auditados» y han sido «obtenidos» de sus «registros contables», «muestran una imagen fiel del patrimonio y de la situación financiera a 30 de noviembre de 2015«. Nueva Pescanova activó el crédito supersenior para lograr liquidez y evitar la liquidación de la compañía, a un interés del 15 % y una comisión de seguimiento de 300 millones a pagar a 20 años (interés del 1 %).

La activación de este crédito ha enfrentado a los antiguos accionistas con la nueva cúpula. Afirman que la activación del crédito súper sénior valorado en 125 millones de euros para hacer viable la financiación de la compañía reducirá a cero el patrimonio neto de Nueva Pescanova. En un hecho relevante publicado en la CNMV, la Vieja Pescanova incide en que el efecto patrimonial negativo de la firma y disposición del crédito se estima superior a los 70 millones de euros que le transmitió a la Nueva Pescanova.

Fuentes de Pescanova consultadas por Efe subrayan que si una empresa firma un crédito con uno o varios socios -en este caso con el llamado G-7, los bancos acreedores-, en condiciones por encima de mercado, todo el sobrecoste hay que darlo como una pérdida en el momento de la firma.

Nueva Pescanova activó este crédito el pasado diciembre, para lograr liquidez y evitar la liquidación de la compañía, a un interés del 15 % y una comisión de seguimiento de 300 millones a pagar a 20 años, con un interés del 1%. La Vieja Pescanova ha modificado y sustituido los estados financieros remitidos a la CNMV el pasado 29 de enero para recoger en los mismos e incorporar al cierre de 30 de noviembre de 2015 los impactos derivados del crédito súper sénior.

En su comunicación a la CNMV, la Vieja Pescanova avanza que solicitará formalmente a Nueva Pescanova que proceda a «cancelar y revertir los efectos negativos» de este crédito de 125 millones, así como a retomar la financiación de circulante en las condiciones de mercado anteriormente existentes. Adicionalmente, indica que someterá a la junta general ordinaria que debe celebrarse antes del 31 de mayo la adopción de medidas que en su caso proceda tomar en defensa de «los legítimos intereses de la sociedad y sus accionistas».

.
Noticias Relacionadas: