Programas del sabado
Borrell presentaba un libro mientras Abengoa aprobó las millonarias indemnizaciones

Borrell presentaba un libro mientras Abengoa aprobó las millonarias indemnizaciones

22 junio, 2016
|
Actualizado: 22 junio, 2016 15:57
|
PUBLICIDAD

El ex ministro de Obras Públicas con Felipe González y ex presidente del Parlamento Europeo, el socialista Josep Borrell, delegó su voto en el consejo que aprobó las multimillonarias indemnizaciones a la ex cúpula de Abengoa, formada por Felipe Benjumea y el ex consejero delegado Manuel Sánchez Ortega.

Borrell, que ha declarado hoy como testigo en la causa contra la antigua cúpula de la energética por presunta administración desleal, ha explicado a la juez Carmen Lamela que no pudo acudir a la reunión del 23 de septiembre de 2015 al encontrarse en el acto de presentación de su libro «Las cuentas y los cuentos de la independencia» en Barcelona.

Por ello, delegó su voto de forma automática en uno de sus compañeros del consejo, que finalmente dio luz verde a sendas indemnizaciones de 11,4 y 4,5 millones de euros para Benjumea y Sánchez Ortega tras el cese de sus actividades poco antes de declararse el preconcurso de acreedores.

Así lo ha explicado el abogado de la Plataforma de Perjudicados de Abengoa, Felipe Izquierdo, quien ha detallado que el ex presidente del Parlamento Europeo ha confirmado la versión de los investigados y ha justificado tales pagos ya que había que proteger el talento.

Asimismo, ha admitido haber firmado el nuevo contrato suscrito por los investigados en febrero de 2015, y ha insinuado que legalmente les habría correspondido más dinero de no haberse modificado ese mismo año la normativa sobre remuneraciones de consejeros y directivos, ha relatado Izquierdo.

La casi quiebra de Abengoa pilló por «sorpresa» a Borrell

El letrado de la acusación particular ha revelado además que, según las cuentas anuales aportadas por la empresa cotizada ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), los antiguos miembros de la cúpula habrían percibido una cantidad extra en concepto de indemnización.

Respecto al argumento de la acusación que sostiene que Benjumea y Sánchez Ortega abandonaron sus puestos cuando conocieron la frágil situación de Abengoa, Borrell ha dicho que todo ello «fue una sorpresa» hasta julio, momento en el que comenzaron a sentirse los primeros problemas.

Una versión refrendada por los otros cuatro consejeros citados hoy, entre ellos el actual director general de la filial estadounidense Abengoa Yield, Santiago Seage, que ha defendido el papel de Benjumea como asesor externo de la compañía tras abandonar el cargo de presidente, ya que contribuía al bien de los accionistas.

A su salida del juzgado, Borrell ha asegurado que su deseo es «colaborar con la justicia y explicar todo lo que sabe«, y ha incidido en que ha declarado ante la juez «en calidad de testigo, como todos los miembros del consejo».

En tono diplomático aunque algo tenso, el exministro socialista ha señalado que había acudido a la Audiencia Nacional para contestar a las preguntas de la juez, del fiscal y de la acusación, y no «para dar ruedas de prensa«, por lo que ha afeado a los medios que quisieran «darle instrucciones».

La ronda de declaraciones de los consejeros de la energética sevillana finalizará mañana, cuando están citados otros ocho cargos, entre ellos el ex presidente ejecutivo de Abengoa entre noviembre de 2015 y marzo de 2016, José Domínguez Abascal, y el que fuera exvicepresidente de General Electric Claudi Santiago, que recientemente ha renunciado como consejero dominical de la compañía.

Como sucediera hoy, los consejeros acudirán como testigos en la causa contra Benjumea y Sánchez Ortega, iniciada el pasado diciembre a partir de la querella de dos bonistas de la compañía por el cobro de unas indemnizaciones que, según los investigados, pretendían «asegurar su permanencia en el cargo».

Información privilegiada en Abengoa

Un supuesto agravado en el caso de Sánchez Ortega, que también se enfrenta a una acusación por uso de información privilegiada tras fichar por el fondo de inversión Blackrock justo cuando los títulos de Abengoa comenzaron a desplomarse en Bolsa.

Actualmente, la multinacional española y sus acreedores ultiman el acuerdo definitivo de reestructuración, con la intención de evitar el concurso.

Tras solicitar el preconcurso de acreedores en noviembre de 2015 asfixiada por una elevada deuda, la empresa pidió el pasado 28 de marzo un tiempo adicional -que la normativa fija en siete meses- para presentar de acuerdo con sus acreedores un plan de reestructuración definitivo.

Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD