Bruselas da luz verde a los eurobonos con ingeniería financiera

Bruselas da luz verde a los eurobonos con ingeniería financiera

31 mayo, 2017
|
Actualizado: 31 mayo, 2017 10:53
|
PUBLICIDAD

La Comisión Europea iniciará los trámites para dar luz verde a los eurobonos -deuda conjunta de todos los países del euro-, aunque lo hará de forma que los bancos puedan empaquetar la deuda y venderla en los mercados secundarios.

El proyecto de los eurobonos, del que se habló durante el inicio de la crisis de deuda de 2010 y 2011, tenía la firme oposición de Alemania. Y es que los contribuyentes alemanes respaldarían una deuda en caso de impago de uno de los miembros de la Eurozona. El proyecto se quedó paralizado y se optó por el rescate de países.

Ahora Bruselas tira de ingeniería financiera para la emisión de este tipo de deuda. Los países miembros emiten la deuda, pero ahora los bancos podrán empaquetarla en un nuevo producto financiero bajo el nombre de «Sovereign Bond Backed Securities«, por lo que en un mismo paquete podrá incluirse deuda griega, de muy baja calidad, con alemana e italiana. No es nuevo este elemento en el mercado de deuda, ya se usó en EE UU con las subprime o hipotecas basura, aunque hay diferencias.

Para evitar este elevado riesgo, la deuda no se podrá mutualizar. Eso sí se inicia así el camino para lanzar los eurobonos, la deuda conjunta de los países, y que se ha denominado «activo seguro europeo», pese a que en el mercado si hay algo seguro es que nada es precisamente seguro. De esta forma, los bonos serán a largo plazo, para obtener una mayor calificación y evitar riesgos de impago que podrían darse con mayor probabilidad a corto plazo.

La emisión común de deuda «reforzaría la integración y estabilidad financiera» y atajaría el problema del vínculo entre el sector bancario y la deuda soberana, argumenta la CE, que reconoce sin embargo que la cuestión de la mutualización genera «debate».

Así lo expone Bruselas en su borrador que se presentará este miércoles, un texto en el que se pone de manifiesto que el euro «necesita reformas», más cuando se trata de dar pasos hacia el mercado único europeo, incluso con un Tesoro que tenga el mandato de controlar las emisiones de deuda. De momento, España no ha rechazado este plan, aunque el PP en 2011 no se mostró favorable a este instrumento financiero.

El texto, de 33 páginas y 9 de anexos, hace un diagnóstico de la situación de la UEM tras la crisis financiera y plantea una hoja de ruta para desarrollarla en dos fases, con un primer conjunto de propuestas de aquí a 2019, cuando se celebrarán las próximas elecciones europeas, y un segundo de 2019 a 2025.

«El euro fue concebido como una promesa de prosperidad. Para mantener esta promesa para las futuras generaciones, necesitamos el valor político de trabajar para reforzar y completar la Unión Económica y Monetaria ahora», ha dicho el vicepresidente de la Comisión para el Euro, Valdis Dombrovskis.

Para ello, el Ejecutivo propone dar pasos adelante en tres frentes que llevan años abiertos: completar la unión financiera, incluida la creación de una auténtica unión de capitales; mejorar la integración de la unión económica y de la unión fiscal, y reforzar sus instituciones y funcionamiento democrático.

Algunos países, en particular Alemania, creen que la mutualización supondría respaldar a países más débiles o en dificultades, como los de la periferia, con la fortaleza de su deuda soberana y que esto acabaría con los incentivos para adoptar políticas económicas sólidas.

Estos activos podrían ser emitidos por el futuro Tesoro Europeo que también plantea Bruselas, una entidad que reagruparía las competencias de supervisión económica y fiscal de la eurozona, ahora en manos de la Comisión.

Además, estaría a cargo de la llamada «función de estabilización macroeconómica«, un mecanismo que permitiría asistir financieramente a los países más afectados por las crisis.

Presupuesto propio para la Eurozona

Por otra parte, la CE plantea la creación en el largo plazo de un presupuesto propio para la eurozona, que podría garantizar «tanto la convergencia como la estabilización», pero necesitaría «una fuente estable de ingresos».

En materia de gobernanza, Bruselas propone hacer permanente el cargo de presidente del Eurogrupo -el consejo de ministros de Economía y Finanzas de la eurozona- y fusionarlo en una etapa posterior con las funciones del comisario europeo a cargo de la Unión Económica y Monetaria, lo que lo convertiría en una suerte de ministro de Finanzas de la zona del euro.

Bruselas insiste, además, en la necesidad de completar los proyectos que ya están en marcha, en particular, la constitución de un sistema europeo de garantía de depósitos (EDIS) y del mecanismo común de protección presupuestaria para el Fondo Único de Resolución.

.
Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD