Bruselas multa al cartel del transporte marítimo de vehículos con 395 millones

Bruselas multa al cartel del transporte marítimo de vehículos con 395 millones

21 febrero, 2018
|
Actualizado: 21 febrero, 2018 11:51
|

La Comisión Europea (CE) ha impuesto este miércoles tres multas por valor 546 millones a tres cárteles: transporte marítimo (395 millones de euros), otro de proveedores de bujías (76 millones) y uno de suministradores de sistema de frenado (75 millones).

El Ejecutivo comunitario también anunció hoy sanciones de 76 millones de euros a proveedores de bujías y de 75 millones a suministradores de sistemas de frenado por formar cárteles, de modo que las multas totales comunicadas este miércoles por Bruselas ascienden a 546 millones de euros.

El cartel marítimo está formado por la chilena CSAV (sancionada con 7,033 millones), las japonesas «K» Line (39,1 millones), MOL (sobre la que pesaba una multa de 203 millones no tendrá que abonar nada tras colaborar con la investigación) y NYK (multada con 141,82 millones), y la compañía aérea sueco-noruega WWL-EUKOR (multada con 207,335 millones. Todas ellas participaron en un cartel intercontinental de vehículos durante casi 6 años, desde octubre de 2006 hasta septiembre de 2012. Según la Comisión Europea, los cinco transportistas formaron un cártel en el mercado para el transporte marítimo de automóviles nuevos, camiones y otros vehículos grandes, como cosechadoras y tractores, en varias rutas entre Europa y otros continentes.

Los directores de ventas se reunían en bares, restaurantes y tenían contacto telefónico regularmente

La investigación de la Comisión reveló que, para coordinar el comportamiento anticompetitivo, «los directores de ventas de los transportistas se reunían en las oficinas de los otros, en bares, restaurantes u otras reuniones sociales y mantenían contacto por teléfono regularmente». En particular, «coordinaron los precios, asignaron clientes e intercambiaron información sensible desde el punto de vista comercial sobre elementos del precio, como cargos y recargos añadidos para compensar las fluctuaciones de los precios de la moneda o del petróleo», ha afirmado Bruselas.

Todos ellos mantenían su status quo en el mercado y respetaban el negocio tradicional de cada uno en ciertas rutas o con ciertos clientes, cotizando precios artificialmente altos o no cotizando en absoluto en las ofertas emitidas por los fabricantes de vehículos.

Los importadores de vehículos, los afectados

El cártel afectó tanto a los importadores europeos de automóviles como a los clientes finales, ya que los vehículos importados se vendieron en el Espacio Económico Europeo (EEE) y los fabricantes de vehículos europeos, ya que sus vehículos se exportaron fuera de la UE.

El 50% de los vehículos importados en 2016 lo hicieron a través de estas cinco compañías, según afirma Bruselas. La investigación de la Comisión comenzó con una solicitud de inmunidad presentada por MOL, cuya multa asciende a cero euros. Durante su investigación, la Comisión cooperó con varias autoridades de competencia de todo el mundo, incluidas Australia, Canadá, Japón y los EE. UU.

El cartel ya fue sancionado en México en junio de 2017

El cartel no es ajeno a las sanciones. Ya fue multado en México hace apenas 8 meses. Entonces fueron multadas con 581,66 millones de pesos la Compañía Sud Americana de Vapores (CSAV), Kawasaki Kisen Kaisha (K-Line), K Line America, Mitsui OSK Lines (MOL), Mitsui OSK Bulk Shipping (Mobusa), Nippon Yusen Kabushiki Kaisha (NYK); y, Wallenius Wilhelmsen Logistics (WWL).

Según el organismo de Competencia de México, todas ellas fueron responsables de cometer prácticas monopolísticas absolutas al pactar y ejecutar acuerdos para segmentar el mercado de servicios de transporte marítimo en la importación de vehículos.

Dichos agentes pactaron nueve acuerdos colusorios celebrados entre 2009 y 2012, pero en algunos casos su vigencia alcanzó hasta 2015, para segmentarse el mercado de transporte marítimo de vehículos automotores y maquinaria rodante para la construcción y agrícola en el territorio nacional. Con ello redujeron la presión competitiva y elevaron los costos de los servicios que daban a empresas del sector automotriz, según la investigación de Cofece iniciada en 2013.

.
Noticias Relacionadas: