CaixaBank ha devuelto 241 millones de euros por cláusulas suelo

CaixaBank ha devuelto 241 millones de euros por cláusulas suelo

02 febrero, 2018
|
Actualizado: 02 febrero, 2018 11:39
|

Gonzalo Cortázar ha destacado que la mayoría de esas cláusulas suelo no las vendió CaixaBank, sino que las heredó de otras entidades.

CaixaBank ha devuelto un total de 241 millones por cláusulas suelo, en aplicación del real decreto ley que estableció mecanismos extrajudiciales para devolver estas cláusulas y por el que se han atendido, hasta el momento, el 52 por ciento de las alrededor de 99.000 reclamaciones presentadas.

Así lo ha explicado el consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Cortázar, durante la presentación en Valencia de los resultados de 2017 de la entidad bancaria, en la que ha destacado que un equipo de cerca de doscientas personas se han dedicado a «repasar uno por uno» los casos en los que se ha reclamado.

Ha recordado que, a finales de septiembre, las reclamaciones presentadas al amparo de este real decreto ley eran unas 90.000, mientras que a finales del pasado diciembre ascendían a 98.000 o 99.000, de las que se han atendido 52.000.

Hasta septiembre, la entidad había devuelto 210 millones de euros por este concepto, cifra que en diciembre aumentó hasta los 241 millones de euros, lo que supone 31 millones de euros más.

En opinión del consejero delegado de CaixaBank, en general ese real decreto ley «ha funcionado bien» y ha sido «un paso positivo», pues ha permitido «acelerar» las devoluciones de estas cláusulas suelo y darles una «salida más rápida», aunque «el proceso no ha acabado todavía», pues hay clientes no satisfechos que reclaman por la vía judicial.

Cortázar ha destacado que la mayoría de esas cláusulas suelo no las vendió CaixaBank, sino que las heredó de otras entidades, y ha considerado que la provisión de 625 millones de euros que hicieron para este fin va a permitir cubrir» adecuadamente» el riesgo.

Crecimiento d e10.600 millones en depósitos

Tras la declaración fallida de independencia, CaixaBank registró una fuga de depósitos que ha minimizado y que ha cuantificado en 700 millones de euros, una cifra «absolutamente inmaterial» si se compara con el crecimiento experimentado en el conjunto del año, de 10.600 millones, según ha destacado en rueda de prensa el consejero delegado de la entidad, Gonzalo Gortázar.

«En octubre tuvimos unas salidas moderadas de recursos de clientes y el nivel de preocupación creciente nos llevó a cambiar de sede», ha explicado el directivo, que ha remarcado que esta decisión permitió estabilizar la salida de recursos de forma inmediata y después revertirla. «En la foto de fin de año vemos un ejercicio extraordinario en el que los vaivenes que pudimos tener en octubre han quedado completamente superados», ha incidido Gortázar.

La decisión de trasladar la sede fue «difícil, pero acertada»

El presidente de CaixaBank, Jordi Gual, ha querido valorar el «esfuerzo» realizado por los trabajadores de la red comercial «para afrontar lo que fueron unos días complicados».

Esos días de incertidumbre política en Cataluña, otros muchos clientes de CaixaBank optaron por abrir cuentas en otras comunidades, aunque la entidad no ha cuantificado estos movimientos. Cortázar ha señalado, en cualquier caso, que «la situación actual es de absoluta normalidad», tanto entre los clientes de CaixaBank en Cataluña como en otras comunidades.

El presidente del banco ha remarcado que «en ningún caso hubo sobre-reacción» cuando el consejo de administración decidió mover a Valencia su domicilio social, ya que una entidad financiera «está obligada a garantizar a todos los clientes, accionistas y empleados la seguridad jurídica y la continuidad del negocio».

«Por eso el consejo decidió lo que decidió, para mandar una señal de confianza. Y surtió efecto, porque la reversión fue inmediata, al lunes siguiente», ha indicado Gual, que ha apuntado que la decisión de trasladar la sede fue «difícil, pero acertada».

Ha reconocido que «pudo haber algunos clientes a quienes esta decisión les disgustó desde la perspectiva emocional», pero ha insistido en que la obligación fundamental de una entidad financiera es «garantizar en todo momento el acceso a la liquidez del BCE» y que esto se garantizaba sólo con el cambio de sede.

Respecto a la actual situación política en Cataluña, sin Gobierno desde hace varios meses, Gual ha reiterado su confianza en que los interlocutores «encontrarán caminos de acuerdo» para devolver la estabilidad política a institucional a la comunidad. «Siempre hemos defendido la vía de diálogo, del acuerdo, del pacto y del respeto a la legalidad vigente como la manera de hacer avanzar a la sociedad», ha detallado.

Pese a todo, CaixaBank cree que la crisis catalana incidirá levemente en la economía, ya que el impacto de esta crisis se circunscribió al mes de octubre, mientras que noviembre y diciembre fueron ya «de clara recuperación».

«Esperamos que el crecimiento este año sea del 2,5 %», ha apuntado Gual, que cree que si el entorno político e institucional se va estabilizando, y «no tiene por qué ser de otro modo», será «otro buen año para la situación económica española».

Noticias Relacionadas: