Caruana, el nuevo consejero de BBVA, evitó la entrada de Sacyr en el banco

Caruana, el nuevo consejero de BBVA, evitó la entrada de Sacyr en el banco

15 febrero, 2018
|
Actualizado: 15 febrero, 2018 8:43
|

Francisco González se mantiene al frente de BBVA desde el años 2000. Pero hubo una época en la que Sacyr, una gigantesca constructora, pudo haberse hecho con la entidad financiera. 

Sacyr trató de entrar en la entidad financiera en 2004. Entonces estaba presidida por Luis del Rivero y con Juan Abelló en la vicepresidencia. El plan trazado era irrumpir con fuerza en el capital del banco presidido por Francisco González.

La lucha por la entidad financiera comenzó justo con el Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero, con Pedro Solbes en Economía. Del Rivero tuvo que aflorar su interés en BBVA al entonces consejero delegado de BBVA, José Ignacio Goirigolzarri, que iba como firme candidato a sustituir a González una vez dejara el cargo. La intención de la constructora, según se llegó a publicar, era alcanzar el 8% en un primer momento y ocupar hasta cuatro asientos en el consejo de la entidad financiera. Entre esos puestos estaba el de presidente. No obstante, del Rivero alcanzó el 3,15% a través de opciones, para alcanzar los 1.250 millones de euros.

El propio Francisco González se encargó de sacar de nuevo este asunto ya enterrado en la presentación de resultados del pasado 1 de febrero, cuando ganó un 1,3% más golpeado por el desplome de Telefónica en Bolsa, un hecho que no ha impedido al presidente de BBVA ingresar un 18%, hasta los 5,78 millones de euros. FG, como se le conoce en el mundo de la banca, afirmó que uno de los «momentos duros» al frente de la entidad fue cuando una constructora «muy pequeña» trató de hacerse con el banco «apoyada por el Gobierno de turno». «Si eso no se hubiese evitado, BBVA hoy sería muy distinto», aseguró González.

Sacyr trataba de hacerse con un hueco en el consejo, pero el Banco de España de Caruana lo evitó

En 2004, BBVA cerró la puerta a la entrada de Sacyr, ya que la normativa vigente exigía alcanzar al menos el 6,25% para obtener un representante en el consejo. La constructora no llegó a ese porcentaje. Se llegó incluso a plantear la posibilidad de que la lucha por la presidencia de BBVA llegara a los tribunales. Sacyr se defendía de los ataques: «En ningún caso queremos hacer de palanca política (…) somos un grupo de empresarios que únicamente quiere aportar su visión y su experiencia empresarial», aseguraba la constructora. La capitalización de Sacyr no era ni mucho menos pequeña, ya que alcanzaba entonces los 3.000 millones de euros, un gigante en aquella época.

La constructora comunicó la operación en BBVA tanto al Banco de España, gobernado por Jaime Caruana y Economía. El Banco de España cortó las alas a Sacyr: «No cabe entender que la participación que pretende adquirir esa entidad en el BBVA pueda calificarse de significativa» ya que no alcanzaba el 5% requerido. Asimismo, se neutralizaron los derechos de voto en la participación de Sacyr, por lo que no podría entrar en el consejo ni nombrar consejeros. Poco después, Sacyr vendía sus opciones y salía de BBVA con unas plusvalías de 145,1 millones.

Noticias Relacionadas: