Programas del sabado
Coca-Cola aplica a Schweppes la misma estrategia que daña su negocio en España

Coca-Cola aplica a Schweppes la misma estrategia que daña su negocio en España

11 abril, 2018
|
Actualizado: 11 abril, 2018 20:00
|
PUBLICIDAD

Coca-Cola se ha quejado por activa y por pasiva de las prácticas que realizan numerosos bares de paquistaníes, turcos e indios en España, que consiste en importar latas de otros países, con un precio más barato, dañando su negocio en España.

No obstante, aplica a Schweppes esta misma estrategia comercial, a través de Red Paralela, que ostenta el permiso para vender Schwepps en Reino Unido, Bulgaria, Chipre o Eslovenia, y Suntory (Orangina), cuyo precio es más barato que en España. Ahora, una jueza permite a la firma roja importar botellas y latas más baratas y hacer la competencia directa a Schwepps SA, con sede en España, y la única hasta ahora que tenía la exclusividad de esta marca.

Algunos bares de Cataluña, sobre todo de comida rápida turca, india y paquistaní, importan Coca-Cola elaborada y fabricada en otros países, como Holanda. Estas bebidas están fuera del control de Coca-Cola España, pese a que todas las latas europeas pertenecen a Coca-Cola Iberian Partners. Las importaciones de estas latas de refresco se han realizado a través de “duty free“, es decir, están libres de pagar impuestos, pero se venden a un precio superior al del mercado, por lo que engrosan el beneficio de estos establecimientos. Las latas escapan al control de trazabilidad, ya que no se han consumido en España, y su comercialización afecta directamente al resultado de la compañía en España.

La jueza de Barcelona ha desestimado la demanda de Schweppes SA contra la distribuidora Red Paralela y ha dado vía libre a la importación de tónica Schweppes desde el Reino Unido, donde la enseña es propiedad de Coca-Cola. Los hechos se remontan a octubre de 2014, cuando Schweppes SA presentó una demanda contra la plataforma Red Paralela por importar a España tónica de esta marca fabricada en Reino Unido, al entender que la distribuidora infringía el derecho de la mercantil en territorio español como licenciataria exclusiva de la enseña.

Schweppes SA exigía a Red Paralela el cese de esta actividad y la destrucción de los productos identificados con la marca Schweppes no fabricados en España, así como una indemnización por daños y perjuicios.

Sin embargo, en una sentencia a la que ha tenido acceso Efe, el juzgado mercantil número 8 de Barcelona desestima la demanda de Schweppes SA, al considerar que sus derechos sobre la marca en España están agotados, y avala el derecho de Red Paralela a importar botellas de tónica Schweppes del Reino Unido, más baratas que las españolas. La marca Schweppes nació en el Reino Unido y durante tiempo se propagó por todo el mundo bajo el control de un único propietario, Cadbury Schweppes.

Hasta ahora Schweppes tenía la exclusividad en España, Suecia, Austria, Italia y Portugal

En la actualidad, las marcas paralelas Schweppes en Europa están en manos de dos grupos empresariales distintos: Coca-Cola, que es titular de la enseña en países como Reino Unido, Bulgaria, Chipre o Eslovenia, y Suntory (Orangina), al que pertenece Schweppes SA, titular de la firma en otros países como España, Suecia, Austria, Italia y Portugal.

Schweppes SA considera que Red Paralela, al importar botellas inglesas, fabricadas por Coca-Cola, ejerce un comercio ilícito e infringe sus derechos de marca en España.

La distribuidora de bebidas, por su parte, acusa a la mercantil de posibles conductas anticompetitivas y alega un agotamiento del derecho de marca, tal y como concluye en su escrito la juez Marta Cervera, quien llegó a plantear una cuestión prejudicial ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) para poder dirimir sobre esta cuestión.

La magistrada considera acreditado que las páginas web gestionadas por el titular de la marca en España incorporan información referida a diversos Estados de la UE, entre ellos Reino Unido, y que incluso a través de su cuenta de Twitter habla de los productos Schweppes de otros países como propios.

Esta situación, señala la juez, «no es más que un indicio evidente de que los titulares de las marcas paralelas están manteniendo algún tipo de acuerdo o vinculación económica para su comercialización y expansión, lo que constituye un indicio de coordinación de políticas comerciales, así como de imagen única de marca».

La sentencia, contra la que cabe la presentación de recurso, concluye que existe agotamiento del derecho de marca y que Schweppes SA no se puede oponer a la importación de tónica inglesa.

«De consentir lo contrario -recalca la juez- estaríamos permitiendo la compartimentación de los mercados nacionales y una evidente restricción de la libre circulación de mercancías, principio básico de la Unión Europea».

Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD