El consumo de cemento se hunde a niveles de 1965

El consumo de cemento se hunde a niveles de 1965

23 junio, 2016
|
Actualizado: 23 junio, 2016 13:37
|
PUBLICIDAD

El consumo de cemento en España registra su peor caída en los últimos años y se hunde a niveles no vistos desde mayo de 1965, en plena expansión de España. Contabiliza así 965.465 toneladas, mientras que desde comienzos de año el ajuste se modera hasta el 2,7 %, según datos de la patronal del sector Oficemen.

El consumo de cemento arrancó el año con una caída del 1,1% después de haber crecido un 5,3% en 2015. En febrero subió un 8,4%, cayó en marzo un 7,2% y en abril un 3,3%, por lo que la caída del 7,5% vuelve a acentuar el desplome.

Con este nuevo recorte, por quinto mes consecutivo, el consumo de cemento se sitúa en 4.477.604 toneladas desde el comienzo del año, 122.792 menos que en mismo período de 2015.

El cemento, sin oferta pública

Según señala el director general de Oficemen, Aniceto Zaragoza, el sector cementero se está viendo castigado, especialmente, por la ausencia de medidas que fomenten la recuperación de la obra pública, al contrario que sucede en otros sectores económicos e industriales, que cuentan con más apoyo institucional.

Por otro lado, la patronal del cemento en España pidió volver a construir las autopistas con cemento, primero para salvar el sector y segundo por los costes que ahorra a la Administración con firmes de hormigón frente al asfalto tradicional, según han coincidido en afirmar los expertos reunidos en el acto conmemorativo del 40 aniversario de la apertura al tráfico de la autovía Oviedo-Gijón-Avilés, más conocida como la “Y” de Asturias, celebrado recientemente en Oviedo.

Esta carretera fue una de las primeras de Europa construida con hormigón armado continuo, y que se ha mantenido desde entonces en perfectas condiciones de uso, requiriendo únicamente inversiones y reparaciones locales muy reducidas.

El hormigón, más caro a corto plazo pero sin apenas mantenimiento

«Aunque su coste inicial es más alto que el del aglomerado asfáltico (entre el 15 y el 40% según el precio del betún), su mayor durabilidad y menor mantenimiento, hacen del pavimento de hormigón una solución más económica en el largo plazo, como demuestra el caso de esta autovía pionera (un 40% más económica que cualquier otra solución», han explicado Ignacio García-Arango, uno de los ingenieros que trabajó en la construcción de la “Y” asturiana, y Jesús Díaz, director de IECA Tecnología.

A pesar de ello, y de que el cemento es un material de producción local, mientras que el asfalto debe ser importado, en España las soluciones con pavimento de hormigón no se han prodigado tanto como en otros países de nuestro entorno.

A lo largo de la jornada se han destacado las ventajas del firme de hormigón, como su mayor capacidad para soportar un elevado tráfico pesado, la ausencia de roderas, una mayor luminosidad, la resistencia a los vertidos y su carácter ignífugo (cualidad muy apreciada en túneles al permitir el acceso de los equipos de rescate y la evacuación de los damnificados). Únicamente se ha mencionado como inconveniente el mayor nivel de rumorosidad en la rodadura, aunque actualmente existen nuevos acabados, como la textura con árido visto, que reducen el nivel de decibelios.

No obstante, en el caso de la «Y” asturiana esta particular y sonora textura transversal cumple una importante función, ya que mejora el drenaje del firme y con él, la seguridad vial, al proporcionar mayor caudal de evacuación del agua de lluvia. Además, reduce la distancia de frenado, lo que se traduce en un descenso en el riesgo de accidente frente a otras soluciones.

.
Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD