PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
MercedesMercedes.

Daimler, fabricante de Mercedes, lanza un ‘profit warning’ por el fraude de las emisiones de los diésel

El fabricante automovilístico alemán Daimler cae casi un 4% en bolsa tras revisar a la baja sus pronósticos de beneficio por las provisiones de 1.000 millones de euros que ha realizado para cubrir los costes por la manipulación de los motores diésel en Mercedes-Benz, con demandas previstas en Estados Unidos y en Europa, principalmente en Alemania, mientras otros países, como España, se lavan las manos y dan la espaldas a los consumidores y al daño hecho al medio ambiente.

PUBLICIDAD

Daimler dijo que va a provisionar una cifra de tres dígitos de millones de euros para cubrir los costes de procesos y medidas técnicas en los automóviles de Mercedes-Benz.

Estas provisiones lastrarán el resultado del segundo trimestre y por ello Daimler prevé ahora un beneficio operativo como en 2018.

PUBLICIDAD

Hasta ahora había previsto que el resultado de explotación superaría un poco entre un 5 y un 15 % el del pasado ejercicio.

Las autoridades de homologación alemanas (KBA) ordenaron el viernes a Daimler llamar a revisión unos 60.000 vehículos diésel Mercedes-Benz GLK 220 en Alemania porque tienen instalada una técnica de emisiones de gases ilegal.

En agosto del año pasado la misma oficina obligó al fabricante automovilístico alemán, fabricante de Mercedes, a llamar a talleres a cerca de un millón de vehículos por estar equipados supuestamente con un sistema para manipular las emisiones de gases contaminantes y que afectaba a prácticamente todas sus clases y tipos.

El fraude de las emisiones en los motores diésel comenzó en 2015  al destaparse en Estados Unidos en 2015 un software ilegal en los coches de la marca Volkswagen que manipulaba la medición de las emisiones y luego se ha extendido a todas las marcas.

PUBLICIDAD

España pasa la pelota a Alemania

Algunos países, con Estados Unidos a la cabeza, ya han cobrado multas millonarias a fabricantes por este motivo, otros, como España, no, dejando la iniciativa a los particulares y traspasando el caso a Alemania, como ha sucedido con los afectados por Volkswagen.

Lo último que se sabe sobre este asunto y que afecta a los afectados españoles es que estos se han unido en Alemania a otros 400.000 perjudicados de la marca Volkswagen en la mayor demanda a nivel europeo contra el grupo automovilístico alemán.

Los más de 3.000 afectados españoles han decidido demandar a través de www.afectadosvolkswagenabogados.com.

La decisión está motivada por el dictamen del magistrado del Juzgado Central de Instrucción número 2 de la Audiencia Nacional, Ismael Moreno, que acordó «la transmisión del procedimiento, en relación al conjunto de personas investigadas en el mismo, a las autoridades judiciales de Alemania, y más en concreto a la Fiscalía de Braunschweig».

La Audiencia Nacional decidió «desestimar» las apelaciones interpuestas por los diferentes colectivos de afectados contra la decisión del juez Ismael Moreno de enviar el procedimiento a Alemania.

Los afectados no están de acuerdo con esta medida porque supone que, todo aquel afectado que no se una a la demanda colectiva, no podrá iniciar el proceso en España.

La Agrupación insiste en que, a pesar de haber accedido a la modificación del software (que ha sido la solución planteada por Volkswagen) siguen teniendo derecho a una indemnización.

«Nos gustaría que quedara muy claro que, aunque el dueño de un vehículo afectado haya accedido a la solución que ha planteado Volkswagen de cambiar el trucaje del software. Aún así, tienen derecho a una indemnización», según el presidente de la Agrupación, Antonio Heredero.

Los 700.000 afectados que habría en España tienen derecho a una indemnización que estaría entre el 10 y el 20 % del valor del vehículo en el momento de la compra.

El programa de software creado por Volkswagen detectaba el momento en que el vehículo estaba siendo sometido a una prueba y disminuía la emisión de gases contaminantes solo en ese momento.

Una vez en circulación, los vehículos llegaban a emitir óxidos de nitrógeno (NOx) hasta 40 veces superiores a lo permitido en Estados Unidos, donde salió a la luz el engaño.

Volkswagen ha admitido que implantó el software y dejó de vender los vehículos diésel de sus marcas Volkswagen y Audi en Estados Unidos.

Los modelos afectados son los Volkswagen Jetta, Golf, Beetle y Passat, y el Audi A3, según la Agrupación.

La Asociación de Afectados por Volkswagen está formada por 10 despachos de abogados que representan los intereses de más de 3.000 afectados por el caso de los «motores trucados» de Volkswagen.

Para unificar las demandas en un solo caso, la Audiencia Nacional concedió a este grupo de despachos la exclusividad para agrupar a todos aquellos afectados que quisieran reclamar sus derechos.

Por ello, todo aquel afectado que decida reclamar ante Volkswagen sólo podrá hacerlo uniéndose a la agrupación.