Programas del sabado
Denuncia colectiva en Francia por el motor 1.2 TCe que equipa vehículos de Renault, Dacia y Nissan y uno de Mercedes
Entre los modelos que equipa este motor hay ocho de Renault (Mégane III, Mégane IV, Captur, Clio IV, Kadjar, Kangoo II, Scenic y Grand Scenic III), cuatro de Dacia (Duster, Duster II, Lodgy y Dokker), tres de Nissan (Juke, Qashqai y Pulsar) e incluso uno de Mercedes (Citan).

Denuncia colectiva en Francia por el motor 1.2 TCe que equipa vehículos de Renault, Dacia y Nissan y uno de Mercedes

02 junio, 2023
|
Actualizado: 02 junio, 2023 13:07
|
PUBLICIDAD

Varias decenas de propietarios de vehículos de las marcas Renault, Dacia y Nissan van a formalizar el próximo lunes una denuncia colectiva ante la Justicia penal francesa contra el grupo automovilístico al que consideran responsable de haber ocultado los problemas mecánicos de uno de los motores de este grupo automovilístico.

El abogado que los representa, Christophe Lèguevaques, considera que sus clientes compraron sus vehículos con «un motor viciado» que tenía «un fallo de concepción que hace que consuma aceite en exceso» que al mezclarse con la gasolina genera unos residuos que van a acumularse en las válvulas que, al término de 40.000 a 80.000 kilómetros, pueden llegar a romperse.

En declaraciones a la emisora France Info emitidas este viernes, Lèguevaques citó como ejemplo que un vehículo que iba a 130 kilómetros por hora sufrió una pérdida súbita de potencia que no le permitía circular más que a 50 o 60 kilómetros por hora.

El motor de gasolina en cuestión es el 1.2 TCe, que equipó unos 400.000 vehículos (133.050 en Francia) fabricados entre octubre de 2012 y junio de 2016.

16 modelos entre Renault, Dacia, Nissan y Mercedes equipan el motor 1.2 Tce

Entre ellos hay ocho modelos de Renault (Mégane III, Mégane IV, Captur, Clio IV, Kadjar, Kangoo II, Scenic y Grand Scenic III), cuatro de Dacia (Duster, Duster II, Lodgy y Dokker), tres de Nissan (Juke, Qashqai y Pulsar) e incluso uno de Mercedes (Citan).

La denuncia se presentará por engaño porque el letrado considera que Renault era consciente del problema desde 2015 y siguió vendiendo unos coches que se podían averiar en cualquier momento sin avisarles.

No hay constancia, en cualquier caso, de que ese fallo haya causado un accidente con daños corporales y Renault ha estimado que menos del 10 % de los vehículos ha podido presentar un consumo excesivo de aceite.

Y en una respuesta al diario Le Parisien, que es el que ha revelado el procedimiento judicial, subraya que el 93 % de los clientes identificados ha recibido algún tipo de indemnización. 

Noticias Relacionadas: