Deoleo niega la mayor: no está en riesgo de cierre y reducirá capital

Deoleo niega la mayor: no está en riesgo de cierre y reducirá capital

02 marzo, 2017
|
Actualizado: 02 marzo, 2017 14:27
|

Deoleo, dueña entre otras marcas de Koipe, Carbonell o Bertolli, ha quitado hierro a su delicada situación, tras incurrir en causa de disolución, y afirma que resolverá la situación con una reducción de capital.
Según Rosalía Portela, presidenta de Deoleo, la compañía no está en riesgo de cierre, al tiempo que no ha criticado directamente a los antiguos gestores, tras señalar que las medidas puestas ahora en marcha se tenían que haber acometido antes.
Sobre la causa de disolución, una figura legal recogida en la normativa vigente que se produce cuando el patrimonio neto es inferior a la mitad del capital de la compañía, Portela ha señalado: «No seamos alarmistas (…) El ajuste patrimonial no tiene nada que ver con lo financiero, tenemos los recursos para poder seguir gestionando el negocio sin impedimentos», ha defendido.
Concretamente, el patrimonio neto de Deoleo se situó en 173,45 millones de euros a cierre de 2016 -frente a un capital social de 438,78 millones- debido a las pérdidas por valor de 179 millones registradas durante el pasado ejercicio, tres veces más que las obtenidas en 2015.
Estas pérdidas se explican en buena parte por la decisión del actual consejo de administración de volver a valorar todos sus activos junto a un auditor independiente, lo que les ha llevado a registrar un deterioro por valor de 96,3 millones de euros.
Portela ha precisado que este deterioro se produce principalmente por contar con fábricas «valoradas en un precio muy alto» cuyo precio de mercado actual es sensiblemente más bajo, como la de Inveruno (Italia), que está en proceso de venta.
«Ese ajuste del valor del activo se hace cuando la vendes o la cierras«, ha subrayado la presidenta de Deoleo, quien ha recordado que la decisión de desprenderse de dos de sus cuatro fábricas obedece a que contaban con una capacidad de producción muy superior a la que realmente necesitan.

Deoleo se ha cargado la marca Carbonell

La otra parte del deterioro se debe a la depreciación de algunas de sus marcas, como la española Carbonell, cuyo valor tampoco correspondía con el real. En este sentido, el director de Marketing, Miguel de Jaime, ha recordado que pese a todo Carbonell sigue siendo la tercera enseña más importante del mundo con una cuota de mercado del 2,2%. «¿Qué ha hecho esta compañía en el pasado con esta marca? Cargársela, hemos perdido muchos países y se ha hecho una gestión muy mala», ha confirmado.
Por ello, los actuales administradores de la compañía abogan por «recuperar terreno» y aprovechar el tirón de la enseña en América Latina y Estados Unidos.En líneas generales, el plan de Portela y del consejero delegado, Pierluigi Tosato -ambos asumieron el cargo en septiembre- incluye una reducción de las referencias y una racionalización de las marcas con el objetivo de «simplificar» la operativa del grupo tras el cierre de dos de sus cuatro fábricas por tener una capacidad de producción excedentaria.
La prioridad a partir de ahora será «comercializar productos de marca con valor añadido» y con el foco totalmente dirigido hacia los mercados internacionales y no tanto el español.
Como ejemplo han citado el caso de Carapelli, centrado en el segmento «premium» y que se llega a vender en Estados Unidos a más de 15 euros el litro. No obstante, han insistido en que no dejarán de trabajar otros segmentos con marcas como Bertolli -la más vendida del mundo- e incluso se plantean entrar en aceites más baratos elaborados con otras semillas, reforzar el área dedicada al aceite para cocinar y crecer también en orgánico.
De acuerdo con datos sectoriales de Nielsen, el aceite de oliva apenas representa en volumen el 4,8 % de las grasas vegetales utilizadas en el mundo, pero supone el 17,9 % en términos de valor.
«Hemos considerado que había que aceptar la realidad de la compañía (…) Reconocer el deterioro de las marcas se podría haber hecho antes, pero nosotros lo hacemos cuando llegamos. No voy a juzgar lo que se hizo hace uno, dos o tres años«, ha argumentado.
Portela ha señalado que en principio esperarán a la próxima junta de accionistas -prevista para el mes de mayo- para presentar una solución a la causa de disolución, que pasará por una reducción de capital.
«Las cifras (de pérdidas) son fuertes, pero no están afectando a la gestión de la compañía. Hemos hecho una limpieza de balance y es mejor pasar esta gripe cuanto antes (…) Ésta es la parte más dura, la reorganización del negocio», ha insistido la ex consejera de la cadena de supermercados DIA.
Ha recalcado que los indicadores de gestión -como el Ebitda, el capital circulante o la deuda financiera neta- son «positivos» y que incluso el valor de la acción ha subido cerca de un 50% desde que llegara un nuevo equipo gestor.
«Eso significa que los inversores creen que aunque estas medidas a corto plazo pueden sonar duras y tienen una dimensión importante, servirán para sanear la compañía y la ponen en ruta para crecer», ha razonado.
Interrogada sobre la apertura de un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que afecta a cerca de 95 trabajadores, Portela ha declinado comentar los detalles debido a que se encuentra todavía «en negociación».
Según los datos facilitados por la compañía, Deoleo es líder mundial en el mercado del aceite de oliva con una cuota del 10,4%, con sus marcas Carpelli, Bertolli y Carbonell entre las siete más importantes a nivel global.

Noticias Relacionadas: