Si llevas el coche al taller, estos son tus derechos

Si llevas el coche al taller, estos son tus derechos

26 noviembre, 2016
|
Actualizado: 26 noviembre, 2016 21:05
|
PUBLICIDAD

Conocer qué derechos amparan al consumidor en lo relativo a la compra y reparación de su vehículo en el taller es fundamental para evitar problemas.
Lo primero que debe comprobarse si el coche se ha estropeado es si sigue vigente la garantía de compra, que es de dos años desde el momento de la adquisición, recuerda la OCU.
Una vez que se ha comprobado, si el coche está en garantía, las reparaciones por fallos de origen son siempre gratuitas y deben realizarse en un tiempo razonable. El cliente no debe pagar nada, pero sí debe quedarse con una copia del ingreso del coche en taller que detalle bien por qué lo hace y que señale que el coche está en garantía y la reparación es gratuita en todos los casos.
Los coches de segunda mano, por su parte, también tienen garantía, de un año como mínimo si ha sido comprado en un concesionario.
La reparación suspende el cómputo de los plazos mientras se realiza y además inicia un nuevo plazo de garantía, que es de seis meses para ese sistema o avería reparada.
Hay que tener en cuenta la diferencia entre garantía legal y garantía comercial. La comercial ha de ser complementaria a la legal y la ofrecen voluntariamente algunos fabricantes y concesionarios. Pero, cuidado, porque a veces la garantía comercial no añade nada a la legal, con lo cual se convierte en una práctica desleal.

A la hora de ir al taller se deben tener en cuenta varios aspectos

Se debe reclamar cuando la reparación no sea correcta o si se vuelve a producir la avería. Si el periodo de garantía de compra ha finalizado, la reparación corre a cargo del propietario del vehículo. Pero cualquier reparación conlleva un nuevo periodo de garantía, en este caso de tres meses.
Asimismo se debe informar de las condiciones del servicio, documentar después de las operaciones realizadas y las tarifas deben estar expuestas en un lugar visible.
Antes de dejar el coche en el taller, debe solicitarse un presupuesto de la reparación y valorar si se opta por ese taller o no. Nunca se debe encargar un arreglo renunciando al presupuesto, y el cliente tiene derecho a ser informado de cualquier posible incremento sobre el presupuesto. No se le puede imponer al cliente, por parte del taller, una cantidad superior sin que éste sea informado y dé su conformidad.

Reclamaciones, facturas y garantías

Si la reparación acarrea problemas, el primer paso es usar las hojas de reclamaciones. Si se niegan a facilitarlas, se puede presentar una reclamación por escrito o burofax con acuse de recibo en la Dirección General de Consumo provincial o autonómica correspondiente. A la reclamación se le debe añadir la documentación pertinente que acredite los hechos, con fotocopia del depósito del coche en el taller y del presupuesto previo, además de las facturas de las reparaciones.
Cada reparación tiene su propia garantía, generalmente de tres meses o 2.000 kilómetros. También habrán que tenerse en cuenta otros detalles que pueden surgir en el taller.
Deben guardarse todas las facturas del taller, que han de estar bien detalladas, para poder reclamar después por cada avería concreta. Si el arreglo se realiza dentro del periodo de garantía del coche, ésta será de seis meses, que se superponen a lo que reste de la garantía legal. Si hay averías que no se reparan bien, pueden provocar después otras distintas.
Los fabricantes están obligados por ley a disponer de piezas durante al menos cinco años desde que el coche deja de fabricarse. La instalación de otro tipo de piezas puede suponer una indemnización al cliente por daños y perjuicios. En la reparación se pueden utilizar piezas reconstituidas siempre que le sea comunicado al cliente y éste lo autorice, y también tendrán garantía.
 

Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD