Díaz, UGT y CCOO pactan la subida del SMI y dejan fuera de juego a Calviño y empresarios

Díaz, UGT y CCOO pactan la subida del SMI y dejan fuera de juego a Calviño y empresarios

17 septiembre, 2021
|
Actualizado: 17 septiembre, 2021 0:34
|
Mientras la vicepresidenta primera del Gobierno y ministra de Economía, Nadia Calviño, afirmaba que no había acuerdo sobre el SMI y que será cuestión de días, el Ministerio de Trabajo y los sindicatos UGT y CCOO cerraban este jueves, al margen de los empresarios y de la patronal CEOE, un acuerdo para subir el salario mínimo interprofesional (SMI) desde el 1 de septiembre 15 euros mensuales, hasta situarlo en 965 euros brutos. El Gobierno, o mejor dicho, el Ministerio de Trabajo dirigido por Yolanda Díaz, en representación de la formación de ultraizquierda de Unidas-Podemos, y los sindicatos socialista y comunista, sin representación de ninguno otro más, ni tampoco de la CEOE, se comprometen además al cumplimiento del objetivo de situar el SMI en el 60 % del salario medio al final de la legislatura, "mediante su progresiva revisión en 2022 y 2023", han asegurado en un comunicado conjunto. El acuerdo no añade más detalle respecto a la senda de subida, si bien para los sindicatos es suficiente el "compromiso inequívoco" de que en 2023 el SMI será el 60 % de la media salarial del país, ha dicho el secretario general de CCOO, Unai Sordo, en declaraciones remitidas a los medios. La cuantía acordada para lo que queda de 2021 se corresponde con el valor medio de la horquilla recomendada en junio pasado por la comisión asesora para el análisis del SMI, que fue de entre 12 y 19 euros para 2021. El dictamen de la comisión proponía alcanzar, progresivamente, un máximo de 1.049 euros mensuales en 2023. Los 15 euros mensuales que aplicarán desde septiembre equivalen a un alza del 1,57 %, similar a la subida media que se está pactando en los convenios colectivos (1,54 % hasta julio). La subida, que podría aprobarse en el próximo Consejo de Ministros, es resultado de la mesa específica de diálogo social que empezó el 1 de septiembre y de la que se han descolgado las patronales CEOE y Cepyme, contrarias a adoptar una nueva subida del salario mínimo en este momento. Las organizaciones de empresarios consideran que la subida puede perjudicar la creación de empleo y fomentar la economía sumergida. Los firmantes del acuerdo destacan por el contrario que "el SMI supone una garantía de protección a las rentas del trabajo de las personas trabajadoras más vulnerables y actúa como un importante factor de equidad además de ser una herramienta fundamental para luchar contra la pobreza laboral". Para Sordo (CCOO), el acuerdo es "muy importante para mejorar las condiciones salariales de la gente que menos recursos tiene". "Estamos satisfechos porque se cumplen los dos objetivos que nos situábamos: que esa senda empezara en 2021, tuviera una segunda subida en el año 2022 y concluya en el año 2023", ha añadido. UGT ha destacado del acuerdo que se produce en un contexto de dificultad, con el repunte de la inflación al 3,3 % en agosto y las subidas "desmesuradas de la luz", ha dicho el vicesecretario general de política sindical, Mariano Hoya, en declaraciones remitidas a los medios. "Para nosotros (la subida) es muy positiva, pero se queda en el camino hacia ese compromiso que tiene el Gobierno de alcanzar el 60 % del salario medio (...) Consideramos que en el 2022 debe haber una subida y desde la UGT exigiremos al Gobierno que esa subida se sitúe en los 1.000 euros", ha afirmado Hoya. UGT anima al Gobierno a ser valiente y convocar la mesa de negociación para que el 1 de enero de 2022 el salario mínimo esté ya en 1.000 euros.

Calviño, la vicepresidenta primera y responsable económica ajena a la negociación en Galicia con Núñez Feijóo

Mientras en Madrid Yolanda Díaz firmaba el alza del SMI con el sindicato socialista UGT y el comunista CCOO, La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, remarcaba en Galiciae jueves que todavía no hay acuerdo para la subida del salario mínimo interprofesional (SMI), aunque confiaba en que se cierre "en los próximo días”. Consultada sobre los avances en la negociación, Calviño ha señalado que estuvo “unas horas reunida” con el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, por lo que desconocía “si la situación ha cambiado”. Señalo, por tanto, que su información “más reciente es que no ha habido ningún acuerdo al respecto”, pero que están teniendo lugar “distintas conversaciones” por lo que en los “próximos días tendremos que tomar la decisión” respecto a esta subida del SMI. La decisión sobre el SMI, sin embargo, ya estaba tomada por la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, y dos sindicatos, al margen también de otras asociaciones de trabajadores, como los autónomos y de empresarios, que son los que pagan las nóminas de los trabajadores, como la CEOE Esta decisión, ha dicho, “entrará en vigor al día siguiente de que la adopte el Gobierno, lo que no sé todavía es la fecha porque estamos precisamente en esos días en los que vamos a tomar esa decisión”. Sin embargo, Calviño volvió a equivocarse y lo pactado entra en vigor desde el 1 de septiembre y no al día siguiente de probarlo el Gobierno. “Está habiendo conversaciones con los distintos agentes sociales, como debe ser. Yo espero que enseguida lancemos ese proceso formal de consultas a todos estos agentes sociales para que cuanto antes pueda adoptar la decisión el Gobierno”, ha apuntado Calviño. Nueva equivocación de Calviño. La única negociación ha sido la de Unidas-Podemos con UGT y CCOO dejando fuera al resto de agentes sociales.

Núñez Feijóo hace hincapié en una “situación económica muy compleja”

Sobre la subida del SMI también se ha pronunciado el presidente gallego, que incidió en que no hay un acuerdo entre las organizaciones sindicales y los representantes de las empresas por lo que ante la falta de un “concierto y acuerdo social” es al Ejecutivo estatal al que le corresponde adoptar una decisión. “El gobierno tendrá que tomar una decisión si de forma unilateral sin acuerdo de concertación se sube o no el salario mínimo en nuestros país”, ha señalado Núñez Feijóo. Así las cosas, ha hecho hincapié en la “situación económica muy compleja” que atraviesa el país con un “aumento exponencial de una materia prima tan importante como la energía”, así como una “deuda pública muy intensa”. En este sentido, ha incidido en que “lo que signifique no mejorar la competitividad de nuestras empresas puede producir tensiones” en un momento en el que la senda de la “consolidación del empleo debe ser la senda prioritaria” y, una vez que ese camino se garantice, será el momento de “hablar de otras cuestiones”, ha opinado el mandatario gallego.  
En esta noticia se habla de:
Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD