Programas del domingo
Las grandes diferencias entre el rescate de la banca italiana y la española

Las grandes diferencias entre el rescate de la banca italiana y la española

09 enero, 2017
|
Actualizado: 09 enero, 2017 11:26
|
PUBLICIDAD

Italia ha rescatado a su banca protegiendo a inversores minoristas, que mantendrían el 100% del capital invertido en deuda, y no tendrá que rendir cuentas a la troika. En el caso de España, cerca de un millón de inversores particulares sufrieron quitas, mientras los hombres de negro examinaban cada paso de España.
En los últimos años, el peso de España en Europa se ha diluido como un azucarillo en el café, hasta no tener ningún representante de peso en las instituciones europeas.

Italianos al frente del BCE y la EBA, España, sin representantes de peso

Italia, por su parte, tiene a un italiano al frente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, y al presidente de la EBA, la Autoridad de la banca europea, Andrea Enria. Dos mandos que a la postre deciden si se interviene financieramente o no un país.
Esta es una de las grandes diferencias del rescate bancario que ha aprobado el presidente de Italia, Matteo Renzi, para tratar de solventar la grave situación de Monte dei Paschi di Siena y otros dos bancos italianos.
Para saltarse los controles del BCE, EBA y de la CE, el trío conocido como la ‘troika’, Italia se ha acogido a la laguna legal, el único resquicio que permite rescatar a la banca sin rendir cuentas a Europa. No obstante, esta intervención podría acarrear serios desajustes presupuestarios, vigilados por la mano laxa de Bruselas.

La banca italiana superó los test de estrés antes de la intervención, en España hubo suspensos

Italia se acoge al último punto de la ley europea sobre las ayudas a la banca. El Estado sí puede realizar una recapitalización cautelar de sus entidades financieras, pero siempre y cuando la entidad sea solvente. La cantidad es limitada y temporal, y se permite seguir operando a la entidad financiera. ¿Es viable Monte dei Paschi? Italia asegura ante Bruselas, Alemania y el BCE que sí, y muestra para ello los resultados de los pasados test de estrés, que se realizan cada dos años. Se evita así la intervención de la troika con Monte dei Paschi, que pese a ser de las últimas en estas pruebas de solvencia estaba aprobado, condición indispensable para evitar la intervención.
En el caso de España no se pudo acoger a este resquicio en 2011. Ya que la CAM, Banco Pastor, Cataluña Caixa, Grupo Caja 3 y Unnim suspendieron las pruebas de solvencia, por lo que para su venta y rescate se tuvieron que adoptar las duras condiciones de la troika.
Y es que, las autoridades europeas exigieron que para los rescates bancarios tanto accionistas como acreedores asumieran las pérdidas antes que el contribuyente. Es el método que se practicó en EE UU para el rescate de los bancos en 2008 y se conoce como «bail in«, una fórmula que no se aplicó en España, ya que han sido contribuyentes, accionistas y acreedores quienes han pagado por la quiebra de entidades financieras.
Así, Italia podrá inyectar ya no solo los 5.000 millones que espera captar Monte dei Paschi en la fallida ampliación de capital de este 2016, sino que ha incrementado la cifra hasta los 8.800 millones de euros.

Italia hace distinción entre inversores particulares e institucionales

Italia ha aprobado por decreto ley la directiva europea de reestructuración, pero prevé una escapatoria para que los particulares no paguen el saneamiento del banco, canjeando su deuda por bonos ordinarios del Monte dei Paschi. De esta forma, la entidad más longeva del mundo y tercera en volumen de activos ofrecerá un canje de deuda subordinada por acciones, que serán recompradas por el Tesoro italiano con la emisión de deuda no subordinada. De esta forma, el Monte dei Paschi devolverá su deuda al inversor sin sufrir pérdidas.
Eso sí, el Estado italiano, y por tanto el contribuyente, tendrá que asumir el incremento de la deuda, que incidirá en un incremento de los costes y que podría afectar al déficit presupuestario. Para los inversores de la deuda de mayor calidad, Tier 1, en su mayoría en manos de inversores institucionales, se estima una quita del 25% del valor nominal en el canje. Para el resto de deuda, Tier 2, se mantendrá el 100% de su valor.
En España no hubo miramientos entre Tier 1 y Tier 2 y los inversores pequeños sufrieron las mismas quitas que los institucionales. Eso sí, hubo un arbitraje para determinar caso por caso quienes podían ser indemnizados por la venta fraudulenta.
Pese a estas diferencias, hay un hecho en común en el rescate a la banca: los desequilibrios presupuestarios. Italia emitirá deuda para solventar la situación de la banca, lo que acarreará un mayor gasto en intereses de deuda y supondrá un mayor déficit si los ingresos se mantienen constantes.

España recorta y sube impuestos, mientras Italia lo hará a partir de 2018

Bruselas estipula sobre el papel un objetivo inferior al 3% de cara al 2017 para los países con problemas, como es el caso de España, que ha tenido que negociar duramente con Bruselas para poder relajar las condiciones. Desde 2010, las cuentas de España están bajo la supervisión de Bruselas, quien da el visto bueno o exige más ajustes, como en 2016, para cumplir con las condiciones impuestas.
Italia se ha adelantado a Bruselas en este sentido e introdujo en sus Presupuestos la «cláusula de salvaguardia», por valor de 20.000 millones de euros, que se activaría a partir de 2018 en caso de que persistan los desequilibrios presupuestarios. De esta forma, ha ganado tiempo para evitar subir el IVA y otros impuestos en caso necesario.
España, por su parte, ha ejercido la mayor subida de impuestos de la democracia entre las legislaturas de PSOE y PP: IVA, IRPF y Sociedades, entre otros muchos, junto con recortes de gasto en Educación y Sanidad, entre otros.

Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD