Duro Felguera abre la puerta a inversores y espera un pacto para la deuda

Duro Felguera abre la puerta a inversores y espera un pacto para la deuda

22 junio, 2017
|
Actualizado: 22 junio, 2017 15:13
|

Duro Felguera ha abierto la posibilidad de dar entrada a un nuevo inversor dentro de su capital social, a la vez que confía en lograr pronto avances en la negociación del vencimiento de su deuda, de 205 millones de euros.
El presidente de Duro Felguera (DF), Ángel del Valle, lo ha expuesto así en un encuentro con los medios al término de la Junta General de Accionistas, celebrada en Oviedo, que ha autorizado al Consejo de Administración a ejecutar, en el plazo de cinco años, una ampliación de hasta la mitad de su capital social.

Del Valle ha precisado que, de dar entrada a un nuevo socio, el inversor tendría que aportar a la multinacional asturiana «solvencia, negocio y sostenibilidad». Durante su intervención ante los accionistas, Del Valle ha recordado que la compañía está negociando con la banca para «acompasar» las necesidades de liquidez y el vencimiento de la deuda al plan de negocio.

Del Valle ha reconocido que, en este «largo tiempo» que está durando la negociación, la sociedad está «sufriendo un fuerte ‘impasse’ en su actividad comercial, de contratación y, por consiguiente, provocando un fuerte impacto en su tesorería».

El presidente de la multinacional ha añadido que esta negociación ha afectado «a la situación financiera de la compañía y de modo importante a la consecución de contratos en estos últimos meses», ya que «los clientes exigen a sus posibles contratistas avales que garanticen sus compromisos y que les den esa confianza». No obstante, ha avanzado que la empresa ha negociado un «acuerdo de espera» o «standstill» que espera formalizar «en el menor tiempo posible».

Este acuerdo de espera, que tendría una duración aproximada de tres meses, impediría a cualquier compañía la reclamación de algún tipo de pago durante dicho periodo de tiempo, según ha puntualizado.

Del Valle ha admitido que 2016 fue un año «malo», en el que la empresa perdió 18,2 millones de euros, un 73,6 por ciento menos que en 2015, pero ha asegurado que las perspectivas para el año que viene son «muy buenas», ya que espera poder despejar las incertidumbres que han afectado a la compañía.

Según ha dicho, Duro Felguera arrastra dos años «las consecuencias de varios acontecimientos» -que ha llegado a calificar de «tormenta perfecta»-, algunos «por dificultades en la gestión de algún proyecto», pero que «en su mayoría han obedecido a causas imprevisibles y de imposible control».

Todo ello, ha tenido un «fuerte impacto» en la tesorería y «en la marcha normal de la sociedad», ha añadido el presidente de DF, que ha recordado que la multinacional se encuentra inmersa en varios procesos de reclamación y arbitraje en diversos proyectos en Australia, Argentina o la India, que sumados a los saldos pendientes de Venezuela, dejan un total de cobros y reclamaciones sin resolver de 492 millones de euros.

Del Valle ha resaltado que la empresa está ejecutando diversas medidas dirigidas a la mejora de la liquidez, mediante la desinversión en activos inmobiliarios y otros que «no constituyan el núcleo central de la actividad», así como al «ahorro en gastos de estructura que no impacten de forma significativa» en el negocio.

También ha valorado ante los accionistas la reciente incorporación de Miguel Zorita como asesor del consejo de administración para afrontar el proceso de reestructuración en que está inmersa, dada su experiencia como presidente de Deloitte en España, consejero de la constructora San José o consejero de Telefónica.

Además, ha destacado que, pese a las dificultades, Duro Felguera ha seguido avanzando en su estrategia de internacionalización consolidando su presencia en el norte de África o en Latinoamérica, y abriendo nuevos mercados con contratos en Europa del Este, Canadá y regiones de Oriente Medio.

Noticias Relacionadas: