El duro voto particular de la CNMC contra la multa a Renfe

El duro voto particular de la CNMC contra la multa a Renfe

07 marzo, 2017
|
Actualizado: 07 marzo, 2017 8:56
|

La histórica multa impuesta por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia a Renfe no ha tenido un respaldo unánime en el seno del regulador. Se ha hecho constar un duro voto particular que exonera a la compañía de ferrocarril.
Fernando Torremocha y García-Sáenz ha asegurado que solo tuvo 12 minutos para leer el extenso informe de la sanción contra Renfe, cuando el plazo establecido en el regulador es de 48 horas. «Este consejero en el uso de sus facultades y derechos solamente tuvo doce minutos, antes que esta resolución fuera aprobada, por aclamación, vulnerando así el plazo mínimo de cuarenta y ocho horas ordenado a estos efectos«, ha remarcado.
Asimismo, ha recordado que la ley establece «los ciudadanos y los poderes públicos están sujetos a la Constitución y al resto del Ordenamiento Jurídico” y además «contempla la responsabilidad y la interdicción de los poderes públicos”. En este sentido, ha afirmado que a lo largo de las 80 páginas para imponer la multa a Renfe el expediente «no concreta en modo alguno lo referente al régimen sancionador».
Fernando Torremocha y García-Sáenz ha añadido en su voto particular que «es metafísica y lógicamente imposible» imputar a Renfe Operadora dos conductas infractoras. A su juicio, existen muy simples causas o razones lógicas, como la «inexistencia» de cártel entre las empresas, y también por tratar de imputar a Renfe dos veces por la misma supuesta infracción.
Además, Torremocha y García-Sáenz ha afirmado que la CNMC ha expedientado a Renfe fuera de plazo. «El día 15 de febrero del 2017 habían transcurrido 17 meses y 45 días o lo que es lo mismo que decir que este expediente sancionador había caducado por 15 días al 15 de Febrero. Item más, la resolución ha sido aprobada todavía 13 días después, estos 28 días excedidos al plazo de los 18 meses contemplados en la norma legal y en la doctrina jurisprudencial», ha asegurado.
Este consejero no ha acudido a las reuniones del consejo como protesta a la forma de gobernar que tiene José María Marín Quemada, presidente de la CNMC. Sus diferencias se han hecho notables a la hora de imponer un multa histórica a Renfe, que recurrirá la sanción de casi 65 millones de euros, la mayor impuesta hasta ahora a una única empresa.
se ha ausentado en el último año de varias reuniones del Consejo y de la Sala de Competencia de la CNMC, en protesta por la forma de gobierno de la institución por parte de José María Marín Quemada. Este lunes ha acusado al presidente de «coaccionar y obstruir su labor», dentro de un duro voto particular. «Es metafísica y lógicamente imposible imputar a Renfe Operadora dos conductas infractoras».
 

Noticias Relacionadas: