PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
El presidente del BBVA Carlos Torres (d), aplaude al consejero delegado de la entidad bancaria, el turco Onur Genç, tras su intervención durante la junta ordinaria de accionistas de 2019. EFE/ Luis Tejido

El BBVA echa el cierre a la ventanilla del efectivo

Algo tan habitual y tradicional en la banca como ir a una sucursal a sacar o ingresar dinero dejará de ser posible a partir de septiembre en las oficinas del BBVA.

PUBLICIDAD

Y es que los cajeros automáticos tomarán el mando y el control de las sucursales del BBVA para poder realizar cualquier operación que conlleve efectivo, en billetes o en monedas, como sacar dinero, hacer un ingreso, pagar un impuesto o una multa. Según informa elconfidencial.com, el banco presidido ahora por Carlos Torrés, e inmerso en un grave problema judicial y reputacional por la contratación en la etapa de Francisco González del excomisario Villarejo, entonces en activo, ha decidido acabar con la ‘Caja’, porque ya no cuadra en el nuevo modelo de oficina. Según está comunicando la entidad a sus clientes ya no contarán con la ayuda de los empleados para estos trámites. 

Según recoge este medio digital, el BBVA advierte en dichas misivas que “se van a producir algunos cambios en el funcionamiento del Servicio de Caja” y “dejarán de realizarse operaciones en ventanilla que supongan manejo de efectivo, tanto monedas como billetes”. 

El banco imita así el modelo de las gasolineras desatendidas, aunque estas ofrecen a cambio un precio más bajo en sus productos que las tradicionales, y obliga a los usuarios a utilizar los más de 6.000 cajeros automáticos que tiene. El BBVA recomienda asimismo instalarse la aplicación en el móvil para buscar el cajero más cercano y las oficinas donde seguirá el servicio de ventanilla en activo. 

PUBLICIDAD

Y todo ese lo hace, pese a que en la actualidad sólo la mitad de sus clientes, el 50%, según reconoce el propio banco son digitales, por lo que la otra mitad mantiene y requiere los servicios de la banca tradicional. Pero, según elconfidencial.com, «el grupo bancario argumenta que la desaparición de esta prestación tan tradicional responde a una actualización de las oficinas a los usos de los clientes. En cualquier caso, indican que se trata de una decisión que afecta a un porcentaje minoritario de sucursales».

Lo que en definitiva se trata es de despedir a trabajadores y cerrar sucursales para ganar en rentabilidad, en un proceso donde solo gana el banco y pierden los clientes y los empleados. Llama poderosamente la atención en la banca española como otras entidades han actuado con transparencia, limpieza y generosidad con sus trabajadores con EREs que han acometido o acometen, como en el caso de Banco Santander y Caixabank. No se conoce, sin embargo, pese al cierre de sucursales y despido de trabajadores, ERE alguno en el BBVA.

Los trabajadores de este banco presidido ahora por Carlos Torres si han denunciado en repetidas ocasiones despidos bajo la acusación de «bajo desempeño».

PUBLICIDAD