Ha sido condenado en Francia por maniobrar en el ministerio de Economía que dirigía la actual presidenta del BCE para que el empresario Bernard Tapie obtuviera de las arcas públicas una indemnización superior a lo que le correspondía por la venta de Adidas, parte del emporio que le había sido confiscado
El CEO de Orange deja su cargo por el caso Tapie cuando era jefe de gabinete de Christine Lagarde

El CEO de Orange deja su cargo por el caso Tapie cuando era jefe de gabinete de Christine Lagarde

25 noviembre, 2021
|
Actualizado: 25 noviembre, 2021 0:26
|
En esta noticia se habla de:
PUBLICIDAD

 El consejo de administración del operador francés de telecomunicaciones Orange anunció este miércoles que el consejero delegado del grupo, Stéphane Richard, condenado hoy en el llamado «caso Tapie», ha decidido dejar su puesto y abandonará el cargo el año que viene.

El consejo aceptó su salida y señaló en un comunicado que esta tendrá lugar cuando se ponga en marcha una nueva gobernanza, «como muy tarde el 31 de enero de 2022».

Richard fue condenado a una pena de un año de cárcel exento de cumplimiento y a una multa de 50.000 euros por haber maniobrado para que el empresario Bernard Tapie obtuviera de las arcas públicas una indemnización superior a lo que le correspondía por la venta de Adidas, parte del emporio que le había sido confiscado.

El consejero delegado de Orange era en aquella época jefe de gabinete de la entonces ministra de Economía, Christine Lagarde, actual presidenta del Banco Central Europeo (BCE).

El pago de 403 millones de euros a Tapie por la venta del fabricante de material deportivo Adidas fue fijado en 2008 por un arbitraje privado en el que había personas muy cercanas al empresario, lo que motivó que siete años más tarde fuera anulado por la justicia.

El Tribunal de Apelación consideró este miércoles que se burló la ley en la atribución de esa importante indemnización a Tapie, por la que entre otros también fue condenado, a tres años de cárcel y 300.000 euros, Pierre Estoup, miembro del grupo de arbitraje que fijó esa cuantía.

Richard, de 60 años y cuyo mandato expiraba a mediados de 2022, había anunciado por la mañana que recurrirá la sentencia al Supremo y que ponía su cargo a disposición del consejo de administración del gigante de las telecomunicaciones, que se reunió expresamente para determinar su futuro.

El consejo subrayó en su nota la voluntad del directivo «de preservar la buena gobernanza del grupo» y le agradeció su compromiso al frente de Orange en los últimos 11 años, en los que estimó que ha marcado su historia «en periodos a veces tumultuosos y preservando siempre el interés de la compañía». 

Noticias Relacionadas: