PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El Corte Inglés cerró 2019 con una deuda de 2.800 millones de euros

La deuda sigue pesando en El Corte Inglés. Aunque podría reducir su deuda neta en torno a un 16,84 % en su último ejercicio fiscal (que cerrará al final de mes) seguirá en niveles muy altos, 2.800 millones de euros, pese a todas las ventas de áreas de negocio realizadas en el último año.

PUBLICIDAD

El grupo cerrará previsiblemente el ejercicio 2019 -que finaliza el próximo 29 de febrero- con una deuda de 2.800 millones de euros frente a los 3.367 millones con los que cerró el año previo, es decir, sólo 567 millones menos, pese a la venta de negocios tan importantes como su división de informática, que la que no trascendió el importe.

La deuda que tiene El Corte Inglés viene siendo un grave problema para el grupo de distribución. En 2016, llegó a superar los 4.100 millones. Al año siguiente acabó con 3.834 millones (un 6,48 % interanual menos) y 2018 con 3.367 millones (un 12,18 % menos). Y este año quedará en 2.800. El problema es que cada vez queda menos negocios por vender y ahora esta en un proceso de desinversión en activos inmobiliarios.

Necesita la refinanciación bancaria

El Corte Inglés está refinanciando con la banca 2.000 millones de euros, de ellos, 900 serían a largo plazo y 1.100 fuera de crédito para hacer frente a necesidades de circulante.

PUBLICIDAD

Para refinanciar su deuda, la compañía ha firmado un acuerdo con Santander, CaixaBank, BBVA, Bankia, Sabadell, Goldman Sachs, Bank of America, Société Genérale, Crédit Agricole, JPMorgan, Unicredit y BNP.

Un segundo bloque de la estructura financiera de El Corte Inglés está compuesto por bonos, en este caso la cifra asciende a 1.290 millones, y un tercero sería el relativo a los pagarés en el Mercado Alternativo de Renta Fija (MARF).

El pasado mes de diciembre, El Corte Inglés amplió hasta 1.200 millones de euros el límite de su programa de emisión de pagarés, establecido anteriormente en 750 millones de euros, según las mismas fuentes.

La compañía continúa con su estrategia de diversificación de fuentes de financiación, aunque su dependencia bancaria es mayoritaria.

PUBLICIDAD