PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Teresa Ribera, ministra para la Transición Ecológica. | Efe

El Gobierno recaudará más de 1.300 millones de euros si logra imponer el impuesto al diésel, según la AIReF

El presidente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), José Luis Escrivá, ha cifrado este viernes en 1.318 millones de euros anuales el incremento de recaudación que supondría equiparar la fiscalizad de gasóleo y gasolina.

PUBLICIDAD

También ha señalado que España ingresa en impuestos verdes menos porcentaje del PIB que hace 20 años.

Escrivá ha hecho estas consideraciones en la sesión de clausura del curso de finanzas sostenibles de la UIMP, organizado por la APIE y el BBVA, en la que también han participado el presidente de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), José María Marín Quemada, y el de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Sebastián Albella.

Asimismo, ha explicado que igualar los tipos en el impuesto de hidrocarburos de los dos carburantes impactaría en todos los hogares y lo haría con más intensidad en las rentas medias y altas.

PUBLICIDAD

También ha apuntado que la fiscalidad verde en España está actualmente seis décimas por debajo de la media europea -en el 1,83 % del PIB frente al 2,4 % de la Unión Europea- y con niveles de recaudación por debajo de los de hace 20 años.

En 1995, ha explicado, la recaudación por impuestos ambientales suponía el 2,1 % del PIB en España mientras que ahora está en ese 1,8 %.

Escrivá también ha querido reflejar las desigualdades entre Comunidades Autónomas en temas impositivos medioambientales que van del 0,8 % del PIB en Extremadura al 0,1 % de Cantabria, Madrid o La Rioja.

Y ha recordado que aunque las inversiones ambientales en CCAA y entes locales quedan fuera de las restricciones de la regla de gasto apenas supusieron el 1 % en el caso de los ayuntamientos y el 4 % en el de las autonomías.

PUBLICIDAD

«El sector público también puede jugar un papel importante canalizando fondos hacia inversiones sostenibles», recoge la AIReF.

«Nos enfrentamos a un escenario de baja calidad de nuestras instituciones que acaba generando desigualdades e injusticias», ha remarcado.

Marín Quemada también ha destacado la importancia de que el nuevo Gobierno se forme cuanto antes de forma estable para acometer reformas estructurales en el sector de la competencia y avanzar hacia mayores niveles de calidad, y ha explicado que los nuevos modelos de empresa, la concentración bancaria o la revolución digital han hecho aumentar la vigilancia y los controles.

Ha puesto como ejemplo lo que queda por hacer en el terreno de la liberalización del transporte del ferrocarril o del de viajeros por carretera, así como las nuevas fórmulas de movilidad en las ciudades o en el alojamiento, que hay que afrontar con «rigor, mesura y extraordinaria valentía».

En su opinión es imprescindible controlar los acuerdos en los mercados, sobre todo financieros, porque estos desajustes también tienen influencia en la paridad de las monedas, y ha afirmado que las nuevas tecnologías aplicadas al sector de los bancos requieren cambios de calado en la regulación que dan lugar a una vigilancia que debe ser extrema.

Por último, el presidente de la CNMV, Sebastián Albella, ha defendido la actuación del organismo en lo relativo a la OPA sobre la cadena de supermercados DIA, por lo que tiene la conciencia «muy tranquila», al tiempo que ha calificado lo ocurrido con DIA y la pérdida de valor de «drama».

Albella ha insistido en que no vieron base suficiente para sancionar el «tweet» lanzado el 20 de mayo por la presidenta del Banco Santander, Ana Botín, con el que confirmaba la participación de la entidad en la refinanciación de la deuda de DIA.

Asimismo, se ha mostrado a favor de que las empresas cotizadas españolas se liberen de la obligación de presentar sus cuentas cada trimestre como ocurre en el resto de Europa, y ha recordado que ya sólo tienen este requisito, además de España, Polonia y Rumanía, que «son muy respetables», pero tienen unos mercados más pequeños.

También ha insistido en pedir a las empresas que la información que facilitan a la CNMV en forma de hechos relevantes sea «clara, suficiente y leal», pues en «demasiadas ocasiones», cuando se les pide información sobre temas delicados, sobre todo cuando se filtran, las compañías envían un comunicado «medidamente ambiguo».