PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
El director ejecutivo de PSA, Carlos TavaresEl director ejecutivo de PSA, Carlos Tavares. / EFE

El Grupo PSA pide una transición ordenada al coche eléctrico para no poner en peligro miles de empleos

El presidente ejecutivo del Grupo PSA (Citroën, Peugeot, Opel-Vauxhall y DS), Carlos Tavares, ha solicitado a las autoridades españolas «neutralidad tecnológica» y una «transición sostenible y ordenada» en la electrificación de los vehículos para «no poner en riesgo» el empleo y la actividad de sus plantas.

PUBLICIDAD

En un ámbito mayor en materia de legislación, Tavares ha comentado en una reunión con informadores especializados en la planta de Figueruelas (Zaragoza) que Europa ha abierto un «debate dogmático» sobre la transición energética de la automoción.

Ha añadido que ese mismo debate tiene un «carácter pragmático» en los países asiáticos «con especial» concreción en China.

El presidente de PSA ha afirmado que un debate dogmático sobre esta cuestión «puede poner en riesgo el futuro» del empleo y de la actividad de miles de colaboradores.

PUBLICIDAD

El grupo ha presentado este lunes el Opel Corsa-e, una versión 100 % eléctrica que se fabricará en la planta de Figueruelas, cuyo comienzo de la producción se producirá en enero de 2020.

Sobre la electrificación de los vehículos, Tavares ha aclarado que el producto final es más caro que aquellos con propulsión convencional de gasolina o diésel y ha abogado para su mejor comercialización por ayudas estatales.

El presidente de PSA ha señalado que «es posible que se necesiten» fusiones entre distintas compañías automovilísticas para afrontar el futuro de la automoción.

Tavares ha asegurado que en 2025 «todos los modelos» de las gamas de las cinco marcas del Grupo PSA dispondrán de una versión 100 % eléctrica o híbrida-enchufable.

PUBLICIDAD

«El camino para lograrlo ya ha empezado», ha añadido, y ha precisado que todos los modelos que se lancen desde este mismo año contarán con versiones electrificadas «que convivirán muchos años con las de gasolina y diésel».

Esto será posible gracias a las plataformas modulares multienergía CMP del Grupo PSA, que producirán coches eléctricos, de gasolina o diésel en la misma línea de montaje.

La nueva CMP es la base de los sistemas de propulsión convencionales y de una generación de vehículos eléctricos (desde urbanos hasta SUV).