El impuesto catalán de CO2 es una manera de ‘meter mano en el bolsillo de los ciudadanos’, según Faconauto

El impuesto catalán de CO2 es una manera de ‘meter mano en el bolsillo de los ciudadanos’, según Faconauto

04 octubre, 2021
|
Actualizado: 04 octubre, 2021 14:49
|

El presidente de Faconauto -la patronal española de los concesionarios de coches-, Gerardo Pérez, ha criticado este lunes el impuesto catalán de C02 y lo ha puesto como ejemplo de cómo algunos municipios y autonomías quieren «meter mano en el bolsillo de los ciudadanos» con «el pretexto del vehículo».

Durante su participación en el foro «Recuperemos la normalidad» organizado por Fecavem -la patronal catalana de la distribución de coches-, Pérez ha cargado contra las restricciones a la circulación de los vehículos más contaminantes que se aplica en ciudades como Madrid y Barcelona, y que considera «ocurrencias».

A su juicio, «hay muchos ayuntamientos y autonomías que, bajo el pretexto del automóvil, le meten la mano en el bolsillo al ciudadano», algo que, ha asegurado, es lo que está ocurriendo en Cataluña con el impuesto de la Generalitat del C02.

A su juicio, esta tasa «no tiene sentido, no está en ninguna otra parte de España y afecta a todo el sector» de la automoción.

Por otra parte, el presidente de la patronal de los concesionarios ha instado al sector a «pelear denodadamente» con el Gobierno para conseguir que los vehículos de combustión con las últimas motorizaciones y los híbridos enchufables sean «una estación de paso» hacia la electrificación y consigan sus etiquetas.

El empresario ha alertado al Gobierno que apostar solo por el impulso de las ventas de los eléctricos les va a costar «muchas ventas».

Pérez se ha mostrado además muy escéptico con las posibilidades de España de cumplir con el objetivo de adopción del coche eléctrico, ya que ve «imposible» que en 2050 el parque automovilístico, de 26 millones de coches, sea completamente eléctrico.

Para llegar a esa cifra en 2050, tendrían que venderse unos 900.000 vehículos eléctricos al año, ha dicho, y este 2021 se cerrará con una previsión de 22.000, de los que 12.000 corresponden al segmento de particulares.

«Es imposible que todos sean eléctricos en el 2050. Eso no se va a cumplir, pero el político ya no estará», ha insistido, para reclamar a continuación que «se aleje la ideología de los asuntos estratégicos» en España, como son el automóvil y el turismo.

.
Noticias Relacionadas: