PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El sector de las bodas acusa a las autoridades de impedir 130.000 enlaces

Las últimas medidas adoptadas relativas a la prohibición de servicios como la barra libre, que se suman a otras de limitación horaria y de aforo, han acabado con dos millones de salarios, según la patronal

El sector de las bodas acusa al Gobierno central y a los autonómicos de haber impedido la celebración de 130.000 enlaces a causa de las restricciones impuestas a este tipo de ceremonias y que están asfixiando en el que se han dejado de cobrar dos millones de salarios.

Así lo asegura la recientemente creada Asociación de Profesionales de Bodas en España (APBE), que asegura representar a todo el sector nupcial, desde fincas y hoteles, hasta cáterins, audiovisuales, moda nupcial, “wedding planners”, blogueros o floristas, entre otras empresas cuya actividad o parte de ellas se desarrolla en el sector de las bodas.

En un comunicado, esta organización ha acusado tanto al Gobierno como a las comunidades autónomas de “perjudicar gravemente” al sector y “poner en riesgo su continuidad” con las últimas medidas adoptadas relativas a la prohibición de servicios como la barra libre, que se suman a otras de limitación horaria y de aforo.

Según los datos de la asociación, en 2020 estaba previsto que se celebraran 168.000 bodas, de las que de momento solo se han podido celebrar unas 20.000. Según sus cálculos, con otro tipo de regulaciones menos restrictivas el sector podría haberse beneficiado de la celebración 130.000 enlaces.

Desde la APBE aseguran que en España el sector da empleo directo a dos millones de empleados, mientras que de forma indirecta se alcanzan los siete millones.

Ante esta situación, los afectados piden que “se deje de criminalizar al sector” y se les permita llevar a cabo las celebraciones con todas las medidas de seguridad necesarias, tal y como se han llevado a cabo hasta el momento.

Además, aseguran que mientras que en discotecas y bares la gente puede interactuar con desconocidos, en las bodas los asistentes son familiares y amigos cercanos, lo que a su vez facilita la trazabilidad de posibles casos.