PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El sindicato nacionalista LAB critica a CAF por participar en un proyecto en Israel de 1.800 millones

LAB, sindicato nacionalista muy próximo a los proetarras de Bildu, antepone su odios políticos por encima del empleo de los trabajadores vascos y critica que CAF participe en el proyecto de tren ligero de Jerusalén valorado en 1.800 millones de euros.

PUBLICIDAD

El sindicato LAB ha criticado que CAF haya hecho «oídos sordos» a la petición realizada por el comité de empresa de la planta de Beasain (Gipuzkoa) para que abandone el proyecto de tren ligero de Jerusalén, y ha anunciado que este órgano se reunirá en las próximas semanas para dar una «respuesta unitaria a esta decisión».

Este sindicato antepone así su odio político hacia el Estado judio de Israel, amenazando a una empresa, como CAF, cuya misión es construir trenes y dar beneficios a sus accionistas y empleo a sus trabajadores, por formar parte del consorcio formado con la constructora israelí Shapir que se ha adjudicado el proyecto del tren ligero de Jerusalén por un importe que supera los 1.800 millones de euros.

La empresa vasca ha precisado que la parte de su suministro en este contrato alcanza los 500 millones de euros e incluye la fabricación de 114 nuevos tranvías Urbos y la rehabilitación de las 46 unidades actualmente en servicio.

PUBLICIDAD

LAB, por su parte, ha recordado que el comité de la planta que CAF tiene en Beasain (Gipuzkoa) pidió a la empresa que abandonara este proyecto que, según esta central, «no respeta la legalidad internacional, ni los derechos humanos», como si los terroristas palestinos si lo hicieran.

Denuncia que se «expropiarán terrenos palestinos para construir el tranvía de Jerusalén y enlazar así el territorio con colonias ilegales».

Ha anunciado que el comité de empresa de Beasain, que acordó por unanimidad pedir al grupo vasco que se retirase del proyecto, dará una «respuesta unitaria a este decisión» en próximas fechas. Mal defensa hace un sindicatos cuando antepone sus fobias políticas por encima del derecho de sus trabajadores a un empleo digno.

PUBLICIDAD