Así elimina Mercadona a la competencia: prácticas desleales

Así elimina Mercadona a la competencia: prácticas desleales

07 enero, 2016
|
Actualizado: 07 enero, 2016 0:00
|

Comprar en Mercadona y no encontrar casi ningún producto de otra marca distinta a las de su grupo, copiar la aparencia de otros productos y prácticas desleales para eliminar la competencia. Es el modelo instaurado por Mercadona para hacerse con más clientes, los verdaderos perjudicados de este sistema, ya que no encontrará en las estanterías variedad, ni tampoco nuevos productos debido a las barreras de entrada que impone esta distribuidora.

Con la crisis, las marcas blancas han tenido un auge muy importante entre los consumidores. Los altos niveles de paro y los bajos salarios eran los condicionantes para ahorrar unos euros en lo más impresdincible, la alimentación. Durante estos años de crisis, Mercadona ha incrementado su cuota hasta el 24%, y el conjunto de la marca blanca ha alcanzado el 38%.

No obstante, la introducción de la marca blanca en el mercado se ha realizado con prácticas muy dudosas. Y es que, se ha dejado fuera de las estanterías a los principales fabricantes, por lo que el cliente no tiene conocimiento de los nuevos productos, ni tampoco puede escoger entre varios de un mismo tipo. En Mercadona estas prácticas se ponen de manifiesto. Encontrar café distinto de la marca blanca propia es misión imposible, pese a que hace un año se encontraban en las estanterías. Tampoco se encuentran otro tipo de productos en algunos supermercados, una práctica anticompetitiva que el cliente comienza a percibir porque el precio ha dejado de ser la principal causa para comprar marca blanca.

De esta forma, Mercadona tumba, además, la innovación de las grandes marcas al reducir márgenes de beneficio. Y es que, según Kantar Worldpanel, desde 2010 se han registrado mínimos históricos de nuevos productos, hasta los 108. Un paupérrimo resultado que sitúa a España en los puestos de cola.

Para explicar este declive, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) denunció prácticas anticompetititvas por parte de fabricantes de marcas blancas. En 2011 exigió al Gobierno una nueva legislación para eliminar las barreras de las cadenas de distribución comercial. Entre ellas destacó la exclusión de las estanterías de los supermercados de las marcas, sin dar la posibilidad a los clientes de escoger entre un producto de marca y la marca blanca.

De esta forma, la innovación de las marcas no se puede comprar en establecimientos de Mercadona, pese a que son productos mejorados y que supondrían una mejor satisfacción al cliente. De esta forma, Mercadona mata a la competencia no ofreciéndola, por lo que los clientes tienen que comprar en otros supermercados estos productos.

Por otro lado, en caso de ofrecer productos distintos de su marca blanca, obliga a los fabricantes a incrementar el precio considerablemente, para que los clientes se decanten antes por la marca blanca, que llega a presentarse con numerosas similitudes con respecto al producto de marca. Así, por ejemplo, la bolsa de patatas fritas extracrujientes de Mercadona es negra con una patata en el centro, muy parecida a las Lays gourmet, una estrategia que no es nueva, ya que la han llevado adelante los chinos, con copias idénticas a los productos originales.

Desde Promarca tienen claro que este método exportado por Mercadona lo están imponiendo ahora otras distribuidoras, por lo que los mejores alimentos dejan de servirse a los clientes.

Asimismo, en caso de vender productos de otra marca, éstos están situados en zonas que el cliente no percibe con un simple golpe de vista, o bien, tienen un espacio muy reducido dentro de las estanterías. De esta forma, productos de marca muy consumidos aparecen en un lugar casi escondido dentro de los pasillos del supermercado.

Asimismo, Mercadona evita promocionar productos de marcas, por lo que el cliente tiene que pagar lo mismo por unidad, sea la cantidad que sea. No existen descuentos.

A estas barreras se suman también la legislación autonómica, que quiere imponer o ha fijado ya nuevos impuestos a grandes superficies, por lo que dan un hachazo a la expansión en favor, supuestamente, de las tiendas de barrio. Estas medidas favorecen a cadenas como Mercadona.

Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD