En EE UU se mofan del «impuesto al Sol» y su discriminación

En EE UU se mofan del «impuesto al Sol» y su discriminación

17 octubre, 2016
|
Actualizado: 17 octubre, 2016 10:18
|

El Gobierno de Mariano Rajoy mantiene el «impuesto al Sol» que penaliza el autoconsumo con sanciones desproporcionadas: el doble respecto a un escape nuclear y 260 veces más que las negligencias en un accidente aéreo.

Tal es la cuantía de la multa, que en EE UU se ríen de ello. «Almacenar energía solar en una batería se castiga con una sanción mayor que el vertido o fuga de residuos radioactivos«, afirma el medio planetsave.com. Y es que, las multas al autoconsumo tanto residencial como para pymes podrían alcanzar los 60 millones de euros.

Este impuesto es de 8,9 euros por kw para el autoconsumo en una vivienda y de 36 euros por Kw para una pyme. El medio deja claro que ningún titular se conectará ni usará almacenamiento de forma legal, por los altos precios, ni ilegal, por las fuertes sanciones.

Con un ladillo, el diario apunta que existe una «campaña ideológica contra la energía solar», y se hace eco del durísimo informe de la Unión Española Fotovoltaica del pasado año, que denunció que España es el único país que crea un impuesto «para prohibir el desarrollo del autoconsumo».

La nueva ley de España es «retroactiva», y en caso de que los proyectos no se adapten a la normativa serán ilegales, pese a que tienen el visto bueno con la anterior normativa.

La nueva ley requiere que las instalaciones para autoconsumo no excedan de los 100 kw, cuando el consumo medio de un hogar multiplica por 10 esta cantidad. En caso de sanción, la norma establece multas de hasta 60 millones de euros, el doble que causar un vertido o fuga de residuos radioactivos, fijada ahora en 30 millones de euros.

Con este impuesto, la amortización de la instalación en una empresa para el autoconsumo se alarga hasta los 7 años, cuando antes del decreto se estimaban en cuatro, para una vivienda, el tiempo de amortización pasa a los 31 años, frente a los 16 previstos antes del decreto.

El impuesto es discriminatorio, ya que no se aplica a otras fuentes de energía renovable, como el carbón o el gas. «En términos generales, todas las políticas del gobierno español en los últimos cuatro años son anti-renovables«, afirmaba el estudio.

En 2014, se aprobó con carácter retroactivo limitar la devolución a los inversores que habían apostado por la energía solar. Según el medio, «las renovables tienen un sombrío futuro en España». Los beneficios de las fotovoltaicas pasaron al 5,5% después de impuestos, frente a un 7,4% antes de impuestos, es decir, una reducción del 25,6% para las arcas públicas.

El decreto del impuesto al Sol hizo añicos la política de autoconsumo en España, que aplicaba la normativa general de otros países. España pasaba a ser una potencia en energía solar con beneficios para las familias y empresas a ser un país objeto de mofa por parte de medios de EE UU.

De hecho, los propietarios con autoconsumo pagan las mismas tasas que todos los consumidores de electricidad en España, con el añadido de su impuesto al Sol. Primero tiene que hacer frente a la factura de toda la potencia instalada y un segundo impuesto por la generación y autoconsumo de energía, que solo se aplica a instalaciones de 10 Kw.

Noticias Relacionadas: