PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
José Bogas, CEO de Endesa.

Endesa comunica el fin del consumo bonificado a sus 26.000 jubilados, viudas, viudos y huérfanos de trabajadores el 30 de septiembre

Endesa ha comunicado por carta a sus 26.000 beneficiarios del colectivo de pasivos (prejubilados, exempleados, viudos, viudas y huérfanos de trabajadores y extrabajadores) que el próximo 30 de septiembre concluye la bonificación del consumo eléctrico dejando de aplicar el beneficio que, en forma de descuento, disfrutan en su factura de la luz.

PUBLICIDAD

Esta decisión, que afecta a 1.200 prejubilados y 24.800 de los denominadas clases pasivas, exempleados, viudos, viudas y huérfanos de trabajadores y extrabajadores, se produce en plena negociación del convenio colectivo que expiró el 31 de diciembre de 2018.

Desde ese fecha, los sindicatos han mantenido una alta conflictividad laboral con Endesa y han llegado a culpar a su mayor accionista, la pública italiana Enel, de expolio a la que fue un día santo y seña del mercado eléctrico español.

Los extrabajadores de Endesa, así como viudas, viudos y huérfanos, pagan ahora solamente la parte de peajes e impuestos del recibo de la luz, pero no el consumo, es decir, entre un 35% y un 40% de lo que abonan el resto de los españoles a la eléctrica por tener acceso a un bien básico. Endesa ofrece reducir ese consumo bonificado a un máximo de 3.500 kilovatios hora (kWh) al año para todos. Actualmente el descuento no es igual para todos, varía entre 15.000 y 30.000 kWh .

PUBLICIDAD

Para los empleados en activo se considera parte del salario en especie y la compañía ofrece electricidad con descuentos especiales para el consumo entre 3.500 y los 9.000 kWh y un complemento en metálico de entre 400 y 500 euros al año. 

En esa carta, Endesa afirma que los afectados son libres de adoptar una decisión en relación con su suministro eléctrico, es decir, cambiar de compañía, si no están de acuerdo con los nuevos términos del recibo de la luz. Si no se comunica nada en contra, las nuevas condiciones entrarán en vigor el 1 de octubre.

Anunció del fin de la bonificación en abril tras una sentencia favorable de la AN

La compañía comunicó a finales de abril que a partir del 30 de junio dejaría de aplicar la denominada tarifa de empleado al colectivo de pasivos, después de que la Audiencia Nacional desestimara en marzo la demanda presentada por los sindicatos contra Endesa, por la decisión de ésta de suspender las bonificaciones en la tarifa eléctrica a determinados colectivos tras extinguirse el convenio colectivo que las contemplaba.

Endesa dijo que aplicaría la sentencia a partir del 30 de junio, aunque la compañía eléctrica lo prorrogó al 30 de septiembre y se mantuvo abierta a mantener la propuesta que ya planteó de establecer unos «límites razonables» de consumo para los beneficiarios de la tarifa de empleado y resolver esta cuestión fuera de los tribunales a cambio de otras cesiones en el convenio colectivo.

PUBLICIDAD

Sin embargo, la falta de acuerdo entre sindicatos y empresa en la negociación del V Convenio Marco de Endesa tras meses de reuniones ha hecho que Endesa no dé marcha atrás en el fin de los descuentoz a sus exempleados o familiares directos, como viudas y huérfanos, y desde el 1 de octubre tendrán una tarifa normal de la propia Endesa o de cualquier otra compañía si deciden cambiarse de comercializadora.