Endesa, propiedad de la pública italiana Enel, gana más de 1.500 millones en plena pandemia

Endesa, propiedad de la pública italiana Enel, gana más de 1.500 millones en plena pandemia

04 noviembre, 2020
|
Actualizado: 04 noviembre, 2020 19:31
|

Mientras la industria española alerta de los altos precios de la electricidad que reduce su competitividad internacional y les aboca a cierres y a despidos masivos de trabajadores, como es el caso de Alcoa en Lugo, Endesa, propiedad del grupo público italiano Enel, obtuvo un beneficio neto de 1.511 millones de euros entre enero y septiembre.

Ese beneficio supone multiplicar, -en plena pandemia, con una fuerte recesión económica por las medidas de confinamiento y restrictivas, con millones de trabajadores en el paro o en ERTE-, por ocho los 176 millones obtenidos en el mismo periodo de 2019, cuando tuvo que asumir el cierre de las centrales de carbón, que supuso un deterioro de 1.052 millones.

Sin ese efecto y otros extraordinarios, el beneficio ordinario neto de la compañía alcanzaría los 1.700 millones, un 38,4 % más que los 1.228 millones de beneficio neto ordinario registrados en los nueve primeros meses de 2019.

Endesa, asintomática al COVID-19

El resultado bruto de explotación (ebitda) aumentó en los nueve primeros meses de 2020 un 8,2 %, hasta los 3.136 millones de euros, con un impacto del covid de 81 millones hasta septiembre, sólo un millón de euros más que al cierre del primer semestre del año.

Endesa ya anunció en la presentación de los resultados semestrales que en los primeros seis meses del año se había absorbido la mayoría de los efectos del covid-19 y que no esperaba impactos adicionales relevantes en el segundo semestre.

La compañía tiene un Plan de Responsabilidad Pública y compras de aprovisionamientos relacionados con la crisis sanitaria del covid-19, dotado con 25 millones de euros para el conjunto de 2020 y que acumula un gasto de 17 millones de euros en el periodo enero-septiembre.

Además, Endesa ha incrementado las dotaciones por deterioro procedentes de contratos con clientes, por importe de 24 millones de euros, principalmente relacionadas con la situación económica motivada por la covid-19.

Al resultado de Endesa en los nueve primeros meses del año ha contribuido de manera positiva, la revisión de la provisión por beneficios sociales, entre ellos la tarifa de empleado, por aplicación del nuevo convenio colectivo marco, que aporta 386 millones al resultado neto y 515 millones al ebitda.

No obstante, la provisión por salidas de personal de la compañía, que se contabilizó en el primer trimestre, detrae 119 millones al beneficio neto y 159 millones al ebitda.

El resultado neto de explotación (ebit) alcanzó hasta septiembre 2.032 millones de euros, lo que supone multiplicar por seis los 335 millones del mismo periodo del año anterior.

Los resultados de Endesa se producen en un contexto en que la demanda de electricidad en los nueve primeros meses del año ha decrecido un 6,1 % en la península y en que el precio medio de la electricidad en el mercado mayorista cayó un 36,1 %.

En el periodo enero-septiembre, los ingresos se situaron en 12.959 millones, un 12,5 % menos que en el mismo periodo del ejercicio anterior.

En concreto, las ventas cayeron un 13,8 %, hasta los 12.314 millones de euros.

También cayó la producción eléctrica, que fue de 42.150 gigavatios hora (GWh), un 9,5 % inferior a la del mismo periodo del ejercicio anterior.

En los nueve primeros meses del año, las inversiones brutas de Endesa ascendieron a 1.173 millones de euros (un 21,9 % menos), de los que 1.161 millones fueron para inversiones materiales e inmateriales, y 12 millones para inversiones financieras.

El endeudamiento de la compañía se ha situado en términos brutos en 7.684 millones de euros al acabar septiembre, frente a los 6.607 millones al cierre de 2019, lo que supone un incremento del 16,3 %.

El nivel de apalancamiento (deuda neta sobre ebitda) era a 30 de septiembre de 1,8 veces, frente a las 1,7 veces al cierre de 2019.

El coste medio de la deuda se ha reducido hasta el 1,7 %, un mínimo histórico.

Endesa tenía a 30 de septiembre una liquidez de 4.326 millones de euros, frente a los 3.300 millones de que disponía a 31 de diciembre de 2019, es decir un 31 % más.

 

 

Noticias Relacionadas: