Endesa espera al BOE para evitar la muerte de las centrales térmicas

Endesa espera al BOE para evitar la muerte de las centrales térmicas

05 mayo, 2017
|
Actualizado: 05 mayo, 2017 14:16
|
PUBLICIDAD

Endesa no invertirá un euro en las centrales térmicas de Andorra (Teruel) ni Compostilla (en la región minera de León) para modernizarlas y cumplir con la normativa europea.

A su juicio, los cientos de millones de euros, pese a tener un beneficio de 1.411 millones, destinados íntegramente al pago del dividendo, no harían viables a estas dos centrales. La compañía presidida por Borja Prado, pero propiedad de Enel en un 70%, espera al Boletín Oficial del Estado, donde tan bien se ha movido desde su privatización.

Francesco Starace, consejero delegado de Enel, afirmó durante la Junta de Accionistas de la compañía italiana que las centrales de Andorra y Compostilla exigen acometer una serie de inversiones para cumplir la nueva directiva europea sobre emisiones, que entrará en vigor en 2020. Estas inversiones serían de unos 400 millones de euros, unos 200 millones por cada una de ellas. La eléctrica trata así de presionar al Gobierno para cambiar el marco regulatorio y se subvencionara el uso del carbón nacional en la generación de energía eléctrica.

El cierre de Compostilla ha solviantado a los sindicatos mineros, ya que sin esta central su trabajo estaría en peligro. Endesa, privatizada en el 98 y en manos de la italiana Enel desde 2008, inició un plan para cerrar la mitad de sus centrales térmicas en Italia.

En junio del pasado año, Starace aseguró que la falta de demanda dio un vuelco a su estrategia y en ella no tienen cabida estas centrales, siempre y cuando el marco regulatorio se mantuviera como hasta ahora.

Para cumplir la directiva europea, Endesa tendría que realizar inversiones a partir de este 2017, pero de momento no ha realizado ningún paso en ese sentido. Y es que, la central no cumpliría con la máxima producción eléctrica con la quema de carbón. Además, tiene hasta enero del 2018 para reducir entre un 50% y un 60% las emisiones de azufre y óxido de nitrógeno.

El límite para adaptarse expira en 2023. En caso de no realizar inversiones tendrá que cerrar estas plantas, pero tiene hasta el 30 de junio del 2020 para cumplir con las inversiones.

.
Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD