Escotet se embolsa otros 27,89 millones netos del dividendo de Abanca

Escotet se embolsa otros 27,89 millones netos del dividendo de Abanca

30 enero, 2018
|
Actualizado: 30 enero, 2018 19:11
|
PUBLICIDAD

Abanca, controlada por el banquero venezolano Juan Carlos Escotet, pagará un dividendo a cuenta de los beneficios del ejercicio 2017 por un importe total bruto de 36,2 millones de euros a la espera que la junta de accionistas aprueba el dividendo total.
Así lo ha comunicado el banco a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), una medida que beneficiará a los accionistas que lo fueran hasta el pasado 25 de enero, que recibirán 0,016 euros brutos por acción descontada la autocartera.
El mayor accionista de Abanca es Juan Carlos Escotet, un banquero que creció en Veenzuela a la sombra del chavismo y que ahora tiene problemas con Nicolás Maduro, que incluso ha amenazado con su nacionalización.
De los 36,2 millones de dividendo a cuenta de Abanca, 34,43 millones, -27,89 millnes netos tras la retención fiscal- irán directamente a la cuenta de Juan Carlos Escotet, ya que controla el 95% del capital de las antiguas cajas de ahorro gallegas que dieron lugar al NCG, Nova Caixa Galicia hoy Abanca.
Escotet, a través del Banco Exteverría, que compró en 2012, pagó por Nova Caixa Galicia 1.003 millones de euros, el equivalente a tres años de dividendo. De hecho, el nuevo dueño de Abanca terminó de pagar al Frob esos 1.000 millones de euros en febrero de 2017, tres años después de su compra.
El rescate de las cajas gallegas ha sido, por tanto, una operación muy beneficiosa para el venezolano Escotet. La compra se cerró a finales de 2013 por un total de 1.003 millones de euros pese haber recibido 12.000 millones por parte de los contribuyentes.
 

Una mala venta por parte del Frob

De hecho, tras ver los números de abanca de 2017, cada vez se entiende menos la venta del Frob con estas fuertes perdidas de 11.000 millones de euros entre lo que tuvo que aportar para salvar a las cajas gallegas y lo que logró por su venta.
Abanca, filial del banco venezolano Banesco, ganó 367 millones de euros netos (unos 455 millones de dólares), un 10 % más que en 2017 que en 2016 cuando había obtenido 334. De hecho en los tres ejercicios completos de Abanca en manos de Baneso siempre ha ganado dinero.
Este resultado de 2017 se apoya en el incremento de los ingresos recurrentes, cuyo margen básico ha crecido en un 17,6 % y en la reducción de los activos improductivos, que pasan a representar tan solo el 2,2 % del balance.
El elevado nivel de capitalización, con un ratio CET1 del 14,6 % y una holgura de 1.762 millones de euros (cerca de 2.200 millones dólares), permite también al grupo afrontar desde una posición de solidez las oportunidades del sector que puedan surgir a corto y medio plazo.

Cumplidos los objetivos estratégicos

Abanca da por cumplidos sus objetivos estratégicos para el trienio 2014-2017, fijados en mejorar los principales indicadores de rentabilidad, calidad del riesgo, solvencia, liquidez o dinamismo comercial.
Durante la presentación de estos datos, los directivos de Abanca han incidido en la sólida capacidad de generación de rentabilidad de la financiera, después de que el dato del pasado ejercicio se fijase en un 10,3 %, en parte por el crecimiento de los clientes minoristas, con un aporte cada mayor a la cuenta de resultados; y de los ingresos por la prestación de servicios.
De la misma forma, también mejora la eficiencia de la entidad (hasta el 13,1 %) y evoluciona acompasada a la productividad, gracias a la importante inversión en tecnología, de más de 150 millones de euros en los últimos dos años.
El volumen total de negocio de Abanca alcanzó en 2017 los 65.556 millones de euros (más de 81.000 millones de dólares), de los que 27.571 millones se movieron en créditos a clientela, que crecen un 7,8 % este año, un porcentaje muy por encima de la media del sector y que provoca que el banco gane cuota de mercado en este terreno.
La captación de recursos de clientes se incrementó un 6,2 % hasta 36.765 millones de euros (45.535 millones de dólares) , por el aumento de los depósitos minoristas y otros productos como fondos de inversión, planes de pensiones y seguros de ahorro, que movieron 6.127 millones (unos 7.600).

Morosidad por debajo de la media de la banca española

Los directivos de Abanca han puesto el foco también en la mejora de la calidad del riesgo, ya que se prolonga por 14 trimestres consecutivos la reducción de activos dudosos y la morosidad desciende un 31 % hasta situarse en un 4,7 %, 260 puntos básicos por debajo de la media española; lo que sitúa a la compañía gallega como la «segunda entidad española con mejor calidad del activo» tras la venta de 1.900 millones de euros en activos improductivos y con un coste del riesgo de tan solo 0,22 %.
Más allá del balance económico, Abanca ha reiterado que apuesta por lo digital, ya que se han comprometido 100 millones de euros adicionales a esta faceta en los próximos ejercicios.
Los objetivos preliminares para el próximo trienio pasan por mantener CET1 superior al 13 %, hacer descender la morosidad a menos del 3 % y superar la cifra de los 30.000 millones de euros (37.000 millones de dólares) en crédito.
 

.
Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD