FCC espera reducir la deuda en 1.000 millones y dejar el tramo B en solo 100 millones

FCC espera reducir la deuda en 1.000 millones y dejar el tramo B en solo 100 millones

29 febrero, 2016
|
Actualizado: 29 febrero, 2016 0:00
|

FCC espera reducir su deuda en 1.000 millones en 2016 y rebajar el saldo vivo del denominado «tramo B» de deuda en torno a los 100-120 millones de euros, según ha confirmado el director financiero del grupo, Víctor Pastor.

Para este ejercicio, la compañía espera mantener la tendencia positiva y de crecimiento con aumentos en todas las rúbricas corporativas, tal y como ha confirmado en la conferencia con analistas para explicar las cuentas de 2015.

La compañía busca fortalecer el aumento obtenido en 2015, aunque con una visibilidad aún limitada, y espera crecimientos en las áreas de Medio Ambiente y Agua, que suponen el 80% del ebitda.

Asimismo, reducirá la deuda y el capital circulante se comportará de manera positiva gracias a la recuperación y a la reducción de periodo medio de los cobros. Así, las deudas con las administraciones públicas disminuirán y el salgo a pagar se situará en 109 millones en 2016 y 26 millones en 2017.

Con respecto al denominado «tramo B» de deuda, Pastor ha explicado que 311 millones de los 709 millones de la ampliación de capital irán a amortizar parte con una quita mínima del 15 %. Tras ello, se eliminarán 365 millones y, en función de los compromisos recibidos por alguna otra entidad, el saldo vivo de este tramo podría quedar entre los 100-130 millones.

Este tramo podría ser convertido en 2018, reestructurado o integrado en un tramo normalizado, aunque aún se está «lejos de esa solución«. Asimismo, el próximo mes de marzo comenzará la «subasta holandesa» para adquirir deuda de dicho tramo de deuda.

La compañía también espera que la cartera de construcción se mantenga estable este año y compense la caída doméstica del 10%, así como que no haya más provisiones por el cierre de vertederos en Reino Unido.

Por su parte, el consejero delegado de FCC, el mexicano Carlos Jarque, ha asegurado que «se adoptarán todas medidas necesarias para el total saneamiento del grupo«.

En la conferencia con analistas, que por primera vez ha presentado, Jarque ha subrayado que la compañía ha llevado a cabo una profunda transformación financiera, operativa y de gobernabilidad con el foco puesto en la generación caja, la renegociación de la deuda y el nuevo aumento de capital.

Entre los objetivos cumplidos se ha referido a los cobros de deudas por obras antiguas con un importe recuperado en construcción de 250 millones; la desinversión en Cemusa y Globalvía, gracias a la que se ingresarán 210 millones para FCC en 2016 y 2017; las quitas; la evolución del tramo B o las refinanciaciones a menor interés y mayor plazo como la emisión de un bono corporativo de la filial checa de agua por 200 millones a 7 años.

También ha destacado el nuevo aumento de capital, su participación en el que ha llevado a cabo Realia o la renovación de las concesiones en Agua y Servicios Ambientales. Además, ha destacado las sinergias logradas en el grupo; la recolocación de personal de FCC Industrial; la reducción de gastos; la reestructuración de Aqualia con un mando único en España; la reducción de puestos o las provisiones de 22,3 millones por la restructuración de plantilla y el cierre de ciertas obras internacionales (Argelia o Polonia).

Noticias Relacionadas: