PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Ford Almussafes, en Valencia, España.

Ford quiere cerrar fábricas en Europa hasta un total de 12.000 despidos

El fabricante automovilístico estadounidense Ford quiere recortar 12.000 empleos en Europa hasta finales de 2020, principalmente mediante indemnizaciones, y cerrará fábricas en Rusia, Francia y el Reino Unido.

PUBLICIDAD

Ford informó hoy de que unos 2.000 de esos 12.000 empleos están incluidos en los 7.000 puestos de trabajo de asalariados que va a reducir en todo el mundo.

La compañía estadounidense va reducir en seis hasta 18 el número de fábricas en Europa.

Va a aplicar también reducciones de turnos en sus plantas de ensamblaje en Saarlouis (Alemania) y en Valencia (España), así como una estructura de gestión y operaciones de mercadotecnia y ventas más simplificadas.

PUBLICIDAD

Ford, que sufrió pérdidas en Europa en 2018, va a cerrar fábricas en Rusia, Francia, y el Reino Unido y en Eslovaquia va a vender otra.

El fabricante estadounidense quiere cerrar la factoría de Bridgend Engine en el sur de Gales; Aquitaine Industries Transmission en Francia; así como Naberezhnye Chelny Assembly, St. Petersburg Assembly y Elabuga Engine en Rusia.

Además, quiere vender a Magna la fábrica de Kechnec Transmission en Eslovaquia.

El presidente de Ford en Europa, Stuart Rowley, dijo que «Ford será un negocio más orientado en Europa, consistente con el rediseño global de la compañía, que genere más beneficios centrándose en las necesidades de los clientes y una estructura simple».

PUBLICIDAD

Ford quiere invertir y crecer en su negocio de vehículos comerciales y proporcionar a los clientes más eléctricos, todocaminos, nuevas versiones y modelos importados.

El nuevo modelo operativo europeo y la organización resultante serán efectivas el 1 de julio.

Desde hace tiempo Ford había dicho que va a recortar 5.400 empleos en Alemania, que están incluidos en la cifra total de reducción de empleos en Europa.

Ford va a establecer tres nuevos grupos de negocio: vehículos comerciales, turismos e importaciones, para facilitar la toma de decisiones rápida y centrada en las necesidades del cliente.

Cada uno de estos grupos tiene una dirección, que incluye responsables de mercadotecnia, manufactura y desarrollo de producto.

Los Vehículos Comerciales serán dirigidos por Hans Schep y tendrán su sede en Dunton (Reino Unido).

Ford quiere crecer su liderazgo como la marca de vehículos comerciales más vendida en Europa, incluido el segmento de «pickup» (rancheras) y duplicar la rentabilidad de este segmento de vehículos comerciales en Europa en los próximos cinco años.

Este crecimiento estará apoyado por alianzas estratégicas con Volkswagen, Ford Otosan, su sociedad de riesgo compartido en Turquía, y Ford Sollers, una sociedad de riesgo compartido en Rusia.

El grupo de Turismos, de vehículos para pasajeros, será dirigido por Roelant de Waard en Colonia (Alemania) y creará una cartera de vehículos y todocaminos fabricados en Europa.

El grupo de Importaciones comprenderá una cartera nicho de turismos icónicos que incluyen el Mustang, Explorer y un nuevo Mustang eléctrico a finales de 2020.

Ford espera triplicar las importaciones de turismos a Europa anualmente hasta 2024.

Rowley dijo que la reducción de empleos y el cierre de fábricas son la decisión más difícil, pero aseguró que han mantenido buenas negociaciones constructivas con los representantes de los trabajadores para reducir el efecto en familias y comunidades.