Foro Nuclear aplaude la decisión de la CE, aunque ‘no cambia nada’ en España
Países como Francia apuestan por la energía nuclear para abaratar el coste a los ciudadanos de la transición ecológica. Otros, como Alemania, lo hacen por el gas. En España, la vicepresidenta y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, apuesta porque el alto coste de este proceso lo paguen los consumidores renunciando tanto a la energía nuclear como al gas, pese a que muchos expertos, incluida la propia ONU, las considera energías claves para la descarbonización.

Foro Nuclear aplaude la decisión de la CE, aunque ‘no cambia nada’ en España

04 enero, 2022
|
Actualizado: 04 enero, 2022 19:07
|

El presidente del Foro Nuclear, Ignacio Araluce, ha celebrado este martes la propuesta de la Comisión Europea (CE) para considerar como sostenibles las inversiones en energía nuclear y gas natural, aunque asegura que en España este planteamiento «no cambia nada» y se mantendrá el cierre escalonado de las centrales nucleares para 2035.

En declaraciones a Efe, Araluce ha defendido el borrador comunitario, al que califica de «paso adecuado», ya que pone en su lugar la importancia de las nucleares en el proceso de transición energética.

«Es de toda lógica. Somos necesarios», ha explicado Araluce, a la vez que recuerda que «te guste o no te guste», la energía nuclear es necesaria para la descarbonización.

En cuanto al efecto que pueda tener en España, el presidente del Foro Nuclear cree que la propuesta europea no cambiará nada, ya que el cierre escalonado de las centrales nucleares pactado con el sector se mantendrá para 2035.

En este sentido, asegura que el efecto que tendrá esta medida en España será menor, al contrario que en países como Francia, donde permitirá movilizar inversiones para construir nuevas centrales, aunque lo importante de la propuesta, según Araluce, es que se reconozca el papel de la energía nuclear.

Según el presidente del Foro Nuclear, esta tecnología favorecerá la lucha contra el cambio climático y la descarbonización en un horizonte libre de emisiones fijado para 2050 y que prevé una gran penetración de renovables.

Sin embargo, advierte de que el borrador de la Comisión es aún una propuesta que tiene por delante «un proceso largo de aprobación», aunque se muestra optimista de que salga adelante a pesar del rechazo mostrado en las últimas horas por algunos Estados miembros.

INVERSIÓN SOSTENIBLE EN ENERGÍA NUCLEAR Y GAS

El pasado 31 de diciembre, la Comisión envió a los Estados miembros su propuesta para que las inversiones en energía nuclear y gas natural se consideren sostenibles en la transición energética.

«Teniendo en cuenta el asesoramiento científico y el actual progreso tecnológico, así como los diferentes retos hacia la transición entre los Estados miembros, la Comisión considera que existe un papel para el gas natural y la nuclear como medio para facilitar la transición hacia un futuro basado predominantemente en las renovables», aseguró el Ejecutivo comunitario.

La propuesta de la Comisión, que tendrá que recibir el visto bueno del Parlamento Europeo y del Consejo de la Unión Europea (UE), prevé conceder la etiqueta verde a las inversiones en las centrales nucleares que reciban el permiso de construcción antes de 2045, así como al gas natural siempre que provenga de energías renovables o tenga bajas emisiones en 2035.

El borrador ha generado disparidad de opiniones entre los países comunitarios, divididos entre los que apoyan que la energía nuclear se considere sostenible, como Francia, y los que rechazan de pleno la medida, como es el caso de España.

Así, el Gobierno español emitió ayer un comunicado en el que reiteraba su rechazo a incluir la energía nuclear y el gas natural en la taxonomía verde europea.

«No tiene sentido y manda señales erróneas para la transición energética del conjunto de la UE», señaló la vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera.

Así, el Ejecutivo español cree que, independientemente de que se puedan seguir realizando inversiones en nucleares o en centrales de gas, estas tecnologías «no son energías verdes ni sostenibles».

Por su parte, Alemania se ha opuesto a la inclusión de las nucleares, aunque sí es favorable a que las inversiones en gas natural reciban la etiqueta verde durante la transición energética.

Unos de los países más contundentes a la hora de rechazar la propuesta comunitaria ha sido Austria, que ha llegado a amenazar con tomar acciones legales. 

En esta noticia se habla de:
Noticias Relacionadas: