PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Paolo Vasile, CEO de Mediaset España.

Fracasa la fusión de Mediaset Italia y España

"La solicitud legal de Vivendi aceptada hoy por el Tribunal de Madrid ha causado un gran daño a Mediaset, a la filial española Mediaset España, a todos los accionistas de las dos compañías y a todo el sistema europeo de televisión", según un comunicado del grupo audiovisual.

Un juzgado madrileño ha desestimado la solicitud de Mediaset España para levantar las medidas cautelares acordadas por el mismo órgano judicial el pasado octubre, con lo que los acuerdos aprobados por la junta de accionistas para fusionarse con su matriz del país transalpino, Mediaset Italia, siguen suspendidos.

El Juzgado Mercantil nº 2 de Madrid ha desestimado además una nueva demanda formulada por Vivendi (propietaria del 28,8 % de Mediaset Italia) el pasado mes de junio, con la que pretendía paralizar el proceso de fusión.

Esta segunda demanda impugnaba los acuerdos sociales adoptados en la junta de Mediaset España, celebrada el pasado 5 de febrero, que modificaban de hecho aspectos formales en el proceso de fusión.

Dichos cambios, introducidos con la finalidad de desbloquear el proceso y salvar la oposición de Vivendi, motivaron la petición de Mediaset España al juez para levantar la suspensión de los acuerdos de fusión iniciales, petición que ha sido desestimada por el magistrado.

Mediaset quiere fusionar sus filiales y crear el gigante audiovisual paneuropeo MediaForEurope (MFE), pero su plan se está ralentizando por la disputa que mantiene desde hace años con su socio francés Vivendi, que tiene el 28,8 % de la sociedad y se opone a esa operación.

Mediaset no permitió a Vivendi participar con la totalidad de sus derechos de voto en la junta de accionistas de Italia que aprobó dicha fusión, tras lo cual la multinacional francesa ha emprendido acciones legales en ese país, en España y en Holanda.

Italia y Holanda han rechazado en primera instancia los recursos de Vivendi, mientras que en España el juzgado de lo mercantil número 2 de Madrid, que suspendió en octubre cautelarmente la fusión mientras resolvía la impugnación, se ha ratificado ahora en dicha suspensión.

En un auto de 44 páginas, el juez muestra su “perplejidad por un giro tan radical en los planteamientos de Mediaset España, quizás solo explicables por el pragmatismo del que deben hacer gala frecuentemente los empresarios en sus negocios y por el ánimo de lograr sacar adelante la fusión”.

El mantenimiento de las denominadas acciones de lealtad en los nuevos acuerdos sociales ha resultado el argumento clave para que no se haya procedido al alzamiento de la medida.

Tras las modificaciones llevadas a cabo por la junta de Mediaset España en febrero de este año, el juez entiende que “no cabe duda que la manifestación de ‘abusividad’ relativa a las cláusulas estatutarias ‘anti-Vivendi’ ha quedado en gran medida solventada”.

En un hipotético escenario en que se hubiera tratado del único elemento en que Vivendi hubiera basado su alegato de ‘abusividad’, añade, tras las profundas modificaciones estatutarias realizadas, “la petición de alzamiento de las medidas hubiera resultado posiblemente estimada”.

En su auto del pasado octubre, el magistrado ya consideraba que la operación de fusión transfronteriza “parece apuntar a un cuadro global en el que estas modificaciones estructurales (integración de la sociedad española y la italiana para trasladar la nueva compañía a Holanda) parecen estar dirigidas simultáneamente a blindar el poder de Fininvest (accionista italiano) y a debilitar a Vivendi.

En opinión del juez, la operadora francesa quedaría diluida en el plano de los derechos políticos, y sin posibilidad alguna de ejercer unos elementales derechos como accionista.

No obstante, ha declinado respaldar la demanda de Vivendi al entender que “pese a que existen indicios suficientes” sobre infracciones de ley en los acuerdos de la junta de Mediaset de febrero, no se ha acreditado el “periculum in mora” o peligro por la demora procesal.

Las partes pueden recurrir el fallo ante la Audiencia Provincial de Madrid.

Mediaset modificará el proyecto

El grupo audiovisual italiano Mediaset informó este jueves de que modificará el proyecto de fusión con su filial española y lo presentará próximamente, tras la disputa legal que mantiene desde 2016 con su socio Vivendi, que se opone al proyecto.

Mediaset ha anunciado que realizará algunos cambios en el plan para crear el gigante audiovisual paneuropeo MediaForEurope (MFE), después de que un juzgado madrileño haya desestimado la solicitud de Mediaset España para levantar las medidas cautelares acordadas por el mismo órgano judicial el pasado octubre.

De esta forma, los acuerdos aprobados por la Junta de Accionistas para fusionarse con su matriz del país transalpino, Mediaset Italia, siguen suspendidos.

“La solicitud legal de Vivendi aceptada hoy por el Tribunal de Madrid ha causado un gran daño a Mediaset, a la filial española Mediaset España, a todos los accionistas de las dos compañías y a todo el sistema europeo de televisión”, se lee en la nota.

“Dado que el nacimiento de una nueva emisora paneuropea se hace objetivamente más y más indispensable por el nuevo escenario económico, Mediaset volverá a presentar la operación MFE con nuevas bases”, añade.

El grupo italiano, propiedad de la familia Berlusconi, carga con dureza contra su socio francés, que posee el 28,8 % del capital de Mediaset Italia y el 1 % de Mediaset España, y argumenta que solo está intentando “bloquear la unión de fuerzas de importantes jugadores internacionales”.

“Un intento que no se ha detenido incluso después de la emergencia sanitaria que ha afectado gravemente al sector de la televisión europea”, justifica y opina que como consecuencia de la crisis del COVID-19 las empresas del sector deberían apostar por proyectos que creen grupos más fortalecidos y competitivos a nivel europeo y global.

“En lugar de ello, se ha perdido un tiempo precioso con las apelaciones presentadas por Vivendi”, añade el grupo, que critica que Vivendi haya comprado solo el 1 % de Mediaset España, una vez que las Juntas de Accionistas de Italia y España ya habían dado luz verde al proyecto.

“¿Con qué propósito se entra en una empresa si no se está de acuerdo con sus estrategias?”, se pregunta.

“El daño que está causando Vivendi también se observa en el hecho de que no haya ejercido su derecho de receso” que tenían todos los accionistas que no querían sumarse a la fusión, prosigue.

Mediaset garantiza que seguirá adelante con esta operación y volverá a presentar el proyecto “siguiendo un nuevo camino, con una estructura que garantice ventajas industriales indispensables y asegure una gobernanza sólida y definida para evitar las trampas y los caprichos de aquellos interesados solo en maniobras financieras instrumentales”.

Mediaset quiere fusionarse con su filial española y crear el gigante audiovisual paneuropeo MediaForEurope (MFE), pero su plan se está ralentizando por la disputa que mantiene desde hace años con su socio francés Vivendi, que tiene el 28,8 % de la sociedad y se opone a esa operación.

Mediaset no permitió a Vivendi participar con la totalidad de sus derechos de voto en la Junta de Accionistas de Italia que aprobó dicha fusión, tras lo cual la multinacional francesa ha emprendido acciones legales en ese país, en España y en Holanda.

Italia ha rechazado en primera instancia y en apelación los recurso de Vivendi; Holanda también en primera instancia, y en España el juzgado de lo mercantil número 2 de Madrid, que suspendió en octubre cautelarmente la fusión mientras resolvía la impugnación, se ha ratificado ahora en dicha suspensión.