Freixenet debate sobre su salida de Cataluña y estudia su venta a Henkell

Freixenet debate sobre su salida de Cataluña y estudia su venta a Henkell

16 enero, 2018
|
Actualizado: 16 enero, 2018 9:08
|

El consejo de Freixenet se reúne en próximas fechas para debatir sobre su traslado de Cataluña, la oferta de Henkell y dar luz verde a las cuentas de este año, en las que habría cuadruplicado su beneficio bruto.
La productora de cava afronta estas decisiones después de que el Parlamento autonómico catalán se haya constituido oficialmente. El presidente de la compañía, José Luis Bonet, paralizó la marcha de Cataluña a expensas de los resultados del 21-D, donde los independentistas han vuelto a obtener la mayoría absoluta, al tiempo que Ciudadanos fue la fuerza vencedora en los comicios.
La oferta de Henkell se realizó hace ya dos años y se centra en la compra del 51% de la propiedad, tomando así el control efectivo, si es que finalmente se da el visto bueno. Fuentes de la cúpula de la compañía han señalado a Economía Digital que la reunión se celebraría justo después de Navidad.
Los Hevia saldrán de Freixenet con la venta de su 29%. La familia Bonet, por su parte, ostenta el 29% y los Ferrer el 42%. Para llegar a ese 21% restante, Henkell compraría una participación a cada uno de ellos, controlando así la compañía. La operación se materializaría una vez aprobadas las cuentas, a cierre de abril, y por tanto tomaría el control a partir de mayo.
Las conversaciones se enfriaron con la convocatoria del referéndum ilegal del 1-O y no se retomaron hasta que pasaron las elecciones del 21-D. Pese a la mayoría separatista, la operación sigue en curso, e incluso se paliaría con un cambio de sede social. Las familias Hevia y Bonet ya han dado su visto bueno a la oferta, mientras que los Ferrer trataron de comprar el 100% de la compañía, pero sin llegar a obtener la financiación necesaria.
Asimismo, tendrá encima de la mesa las cuentas a cierre de año natural, ya que su ejercicio fiscal concluye en abril. En las mismas se analizará si el boicot de los separatistas ha hecho mella durante la campaña de Navidad, crucial para las ventas de cava. En su último ejercicio, a compañía facturó 535 millones en el último ejercicio, con un beneficio bruto de 12,3 millones, según recoge Expansión. Estas cuentas son cruciales de cara a una posible venta al Henkell, filial de DrOetker. El beneficio bruto se ha cuadruplicado. En su último ejercicio, a cierre de abril de 2016, las ganancias netas se situaron en 2,35 millones.

Noticias Relacionadas: