Programas del domingo
El ruinoso negocio de Movistar y del Gobierno de Dos Santos para Colombia

El ruinoso negocio de Movistar y del Gobierno de Dos Santos para Colombia

27 abril, 2017
|
Actualizado: 27 abril, 2017 12:45
|

Las críticas arrecian desde Colombia contra el negocio de Juan Manuel dos Santos y Movistar. El Gobierno tiene una participación del 32,5% en Coltel, la empresa colombiana de telecomunicaciones, y el resto en manos de la filial de Telefónica en el país.

El Gobierno de Colombia, con Álvaro Uribe, alcanzó un acuerdo con Telefónica-Movistar para formar una sociedad conjunta y así poder pagar las pensiones de los 15.000 trabajadores de la compañía estatal, Telecom, liquidada en 2003. La alianza se selló en 2006 y se inyectó con unos 270 millones de euros al cambio actual, una fortuna para el país.

Telefónica se hizo con el 50% más una acción de la nueva compañía, ahora Coltel, y el resto se lo quedó el Gobierno. En 2010, se impagaron las pensiones de los trabajadores de Telecom, por lo que el Gobierno decidió capitalizarla con 1.152 millones de euros, cubriendo así los gastos de las pensiones.

En 2010, se realiza la fusión con Telefónica Móviles Colombia, controlada por Movistar. Con aquella participación, el Estado se quedó con el 32,5%. Ahora, Colombia pretende inyectar otros 1.400 millones de euros a la compañía, 455 millones corresponderían a las arcas públicas.

El negocio para los colombianos es ruinoso. La empresa ya ha costado a las arcas públicas casi 2.000 millones de euros sin que se hayan dado cifras del retorno obtenido, o de si éste es tan rentable como para que merezca la pena continuar inyectando capital público. En caso contrario, ¿por qué no se vende? se preguntan algunos medios especializados.

Asimismo, también choca el grave conflicto de intereses. Como una empresa regulada por el Estado tiene a la propia administración como accionista. «Eso deja mucho que desear», afirman desde el diario El Tiempo.

La otra crítica argumenta por qué gastar el dinero en una empresa privada y no en inversiones que beneficien al conjunto de la sociedad, mientras exigen que esta operación sea «transparente», facilitando los balances de la sociedad, al tiempo que se pide la cantidad que ha retornado al conjunto de la sociedad colombiana.

.
Noticias Relacionadas: