Galán alaba a Sánchez, aplaude a Calviño y Ribera y calla sobre el caso Villarejo-Iberdrola

Galán alaba a Sánchez, aplaude a Calviño y Ribera y calla sobre el caso Villarejo-Iberdrola

26 enero, 2020
|
Actualizado: 26 enero, 2020 22:57
|

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, ve de forma muy positiva la constitución del Gobierno en España, particularmente por el «refuerzo» que representa elevar a vicepresidentas a las ministras de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, y de Transición Ecológica, Teresa Ribera. Mientras tanto, ni una sola palabra en Davos, aunque sea para negar las acusaciones, de sus relaciones con el excomisario Villarejo y los trabajos que realizó para la eléctrica cuando éste era policía en activo.

El Foro Económico de Davos tampoco le ha pedido explicaciones, pese a que se trata de un grave caso de corrupción en los negocios al contratar al servicio de una empresa privada a un comisario de Policía en activo para labores de espionaje a políticos, rivales empresariales, periodistas o incluso hasta jueces.

Galán se ha notado esta última semana especialmente tranquilo y confiado en Davos con el Gobierno de Pedro Sánchez y quizás con su fiscal general, Dolores Delgado, amiga del exjuez prevaricador Baltasar Garzón y del propio Villarejo, al que bendijo en una comida por sus negocios con el Ibex 35 utilizando incluso burdeles y, por tanto, prostitutas para sus objetivos.

Galán ha alabado hasta la saciedad al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que también visitó el Foro de Davos organizado por su mentor George Soros, por rodearse de un equipo económico «potente» que, en su opinión, sabrá gestionar un contexto de «cierta desaceleración de la que es consciente».

A su juicio, esa intención se percibe con confianza desde los mercados internacionales, algo esencial, y constata que España es una democracia consolidada donde las distintas opciones políticas se alternan sin problema y que goza actualmente de estabilidad política.

Galán da así por bueno que la estabilidad política en España sea un Gobierno con 120 diputados, cuando la mayoría son 176 para conseguirlo, apoyado en los comunistas chavistas de Podemos, con el permiso de las separatistas de Cataluña, los protetarras de Bildu, los nacionalistas rozando los límites de la Constitución del PNV o partidos minoritarios como Teruel Existe, que se conforma con que no le cierren durante seis meses las estaciones de tren que no tiene viajeros. Mal va Iberdrola con este presidente.

Además, Galán valora de forma especial el papel relevante de Ribera en el Gobierno, puesto que Iberdrola ha sido una empresa muy implicada en la transición ecológica, un proceso -ha dicho- «en el que llevamos trabajando más de 20 años». Esa transición ecológica diseñada por la ministra Ribera, aparte de causar un grave daño a la industria del automóvil, solo contribuirá a engordar la cuenta de resultados de Iberdrola, que gana más de 3.000 millones de euros al año, así como la particular de Sánchez Galán que se embolsa 9 millones de euros por sueldo más otros varios millones más por objetivos por pago en acciones. Por cierto, con objetivos fáciles de conseguir y diseñados por el mismo.

Pero eso, sí, la transición ecológica representa no sólo una oportunidad para luchar contra el cambio climático, sino un medio para crear empleo y atraer inversión

En este sentido, Galán señala que el objetivo de «emisiones netas de carbono cero» para 2050 que establece el Pacto Verde europeo «va a requerir cuantiosas inversiones».

Iberdrola confía en hacer un buen negocio con ‘lo verde’. Quiere que el acuerdo «sea la base de una regulación que incentive la inversión, agilice los procedimientos y premie a aquellos que realmente están transformando su modelo de negocio hacia la economía verde» y de este modelo de negocio, Galán es su adalid.

En las dos últimas décadas, indica, Iberdrola acumula más 100.000 millones de euros de inversión en energías limpias, redes y almacenamiento, una inversión, por cierto, que no es mérito de Galán, si no que han pagado todos los españoles con el alto precio de la luz al que tienen que hacer frente todos los meses para disfrutar un servicio básico en manos de multinacionales como Iberdrola.

El compromiso de Iberdrola con la sostenibiidad, la lucha contra el cambio climático y la responsabilidad social y medioambiental viene de lejos, ya que «está en nuestros estatutos», ha sido otra de las grandes frase de Galán en Davos. Quizás en sus estatutos no estaba que era lícito contratar a un comisario de Policía en activo para sus intereses privados y con supuestas facturas falsas. Pero, tal y como ha denunciado uno de sus exdirectivos, así sucedió durante cerca de dos décadas, las dos que coinciden con Ignacio Sánchez Galán en Iberdrola. Y aunque esté siendo investigado en sede judicial, no tiene importancia ni para Galán ni para los asistentes al famoso Foro de Davos, ni para Pedro Sánchez, ni para sus vicepresidentas Calviño o Ribera. ¡Viva lo verde!, ¡Viva el Gobierno de Pedro Sánchez!, grita Galán en Davos, mientras que allí y aquí en Madrid, calla sobre Villarejo.

Noticias Relacionadas: